El restaurante de La Viña, en San Sebastián, se ha hecho famoso por uno de los productos de su carta: una deliciosa tarta de queso que lleva el nombre del establecimiento. Muchos de las que la han probado han alabado en Internet las maravillas de este producto y la fama de la misma ha comenzado a crecer como la espuma en las redes.

Los dueños del establecimiento, lejos de considerar la receta un secreto familiar, han decidido hacer pública la receta para que todo el mundo pueda hacerla en su casa, seguramente sabedores de que tener la receta, no significa darle el toque único y especial que ellos saben otorgarle. Porque nada sabe tan bien como cuando se toma en el lugar del que es originario.

Receta de la tarta de La Viña

La tarta de La Viña es una tarta de queso al horno que tiene, realmente, sabor a queso. Tanto es así que a diferencia de otras tartas de queso no lleva la típica base de mermelada ni nada similar. Se trata de potenciar el sabor auténtico del queso. Por eso, los ingredientes básicos no son demasiados:

600 gr de queso crema

4 huevos de tamaño L

300 ml de nata para montar muy fría

180 gr de azúcar blanco.

1 cucharada sopera rasa de Maizena

Con estos ingredientes se prepara una tarta apta para un molde desmontable de 20 cm de diámetro. Y es que una de las características de esta tarta es que tiene que ser muy alta, ya que así es como se disfruta todo su sabor.

tarta

El queso en crema puede ser del que más guste a cada uno, pero es bueno que tenga un sabor de calidad ya que va a ser la clave de la tarta. En cuanto a la nata, también recomendamos que sea una nata de marca que garantice un toque muy especial a la tarta.

Preparación de la tarta La Viña

La tarta La Viña es muy fácil de preparar. Puede batirse con varillas, con batidora normal o con robot amasador. Pero el truco está en no introducir aire en la masa, sino que quede cremosa y compacta.

Primero, se bate el queso para que quede cremoso y se le incorpora poco a poco el azúcar y los huevos. Cuando todo está bien integrado, es el turno de la harina y, por último, de la nata. Ten un poco de paciencia y no metas un nuevo ingrediente hasta que el anterior está totalmente integrado. Así conseguirás que salga perfecta.

Coge papel para horno y forra el interior del molde desmontable para la tarta. Debe de sobresalir hacia afuera. Vierte la mezcla en el molde e introdúcelo en el horno, más o menos a la mitad del mismo, previamente precalentado a 200 grados.

Baja la temperatura a 180 grados y deja que se haga al menos 40 minutos. Comprueba que está bien hecha pinchándola con un palillo. Si la quieres muy compacta, déjala incluso 50 minutos. Para impedir que se tueste demasiado por encima, puedes cubrirla con papel de plata pasados los primeros treinta minutos.

Una vez cocinada, deja el horno apagado y con la puerta entreabierta hasta que enfríe por completo. Cuando retires la tarta, deja que coja la temperatura ambiente y métela en la nevera. Se recomienda esperar al menos 5 horas antes de cortarla, pero mejor si la dejas de un día para otro.

Desmolda la tarta, retira el papel y deja tu tarta de La Viña fuera de la nevera al menos una hora antes de consumirla, ya que así tendrá la textura más adecuada. Y a disfrutar de este sencillo postre que hace furor en Internet.