Durante el embarazo nuestro cuerpo tiene que adaptarse a una realidad totalmente diferente. La diarrea puede ser uno de los síntomas a los que tengan que enfrentarse las mamás. Aunque no es algo propio del embarazo, hay mamás que sufren un incremento de las deposiciones diarias, estas son de forma líquida o acuosa y experimentan una urgencia repentina de ir al baño.

Normalmente tener diarrea no representa gravedad. No obstante, nunca está de más comentárselo a nuestro médico o ginecólogo. Si los episodios de diarrea están acompañados de sangre en las deposiciones, fiebre y dolor abdominal debemos acudir a nuestro médico.

Existen varias causas que explican la diarrea en el embarazo. Así mismo, los facultativos sanitarios nos pueden ofrecer diferentes tratamientos para combatirla. Uno de los más naturales son los probioticos embarazo, según la FAO y la OMS estos microorganismos vivos confieren un beneficio a la salud de la persona que los toma si están administrados en cantidades adecuadas.

¿Qué provoca la diarrea durante el embarazo?

En el primer trimestre del embarazo el cuerpo de las futuras mamás sufre un gran cambio hormonal. Esta situación provoca que las mujeres embarazadas experimenten en los tres primeros meses náuseas, vómitos y malas digestiones. Todos estos síntomas pueden tener como consecuencia la diarrea.

En el último trimestre del embarazo el espacio que ocupa el bebé en el útero es cada vez mayor. El estómago se comprime debido a la presión que ejerce el bebé, lo que provocará cambios en nuestro sistema digestivo y, por consecuencia, puede hacer que aparezca la diarrea.

Los cambios en la dieta también pueden ser los causantes de que las mamás experimenten un mayor número de deposiciones o un cambio en la forma de estas. Además, si nuestro médico o ginecólogo nos recomienda tomar determinadas vitaminas o medicamentos, nuestro sistema digestivo también se puede ver resentido y padecer de diarrea durante alguna de las etapas del embarazo.

¿Cómo combatir la diarrea?

Los probióticos son una de las formas de prevenir la diarrea. Una guía publicada por la FAO y la Organización Mundial de la Salud destaca los beneficios que pueden aportar a nuestra salud estos microorganismos vivos. Para que un microorganismo sea considerado probiótico debe estar bien tipificado y estudiado. De este modo conoceremos las cantidades recomendadas, así como las situaciones o enfermedades en las que se ha demostrado que es útil.

Las levaduras y determinadas bacterias son los probióticos más conocidos ya que forman parte de nuestra flora intestinal. Estos microorganismos actúan en nuestro ecosistema intestinal equilibrando la composición de la flora en situaciones adversas como puede ser un embarazo. Consumiéndolos se regula el tránsito intestinal y se mejora la salud de nuestro intestino.

Existen diferentes cepas probióticas. Cada una de ellas está muy estudiada ya que las diferentes bacterias pueden causar efectos totalmente diferentes. Por ejemplo, la bacteria Escherichia coli Nissle 1917 fue una de las primeras cepas probióticas que se descubrió y tiene efectos antidiarreicos. No obstante, una bacteria muy parecida, la Escherichia coli O157H:7, de la misma especie y género, causa diarrea cuando coloniza el intestino.

Por este motivo se debe acudir a los profesionales médicos antes de consumir probióticos para tratar la diarrea durante el embarazo. Así mismo, consume aquellos microorganismos que estén bien estudiados y catalogados por las organizaciones y sociedades médicas.