Las vacaciones en pareja son la opción más habitual entre las personas que comparten su vida. Incluso cuando se hace una escapada de fin de semana con amigos o con otros miembros de la familia, el grueso de las vacaciones se plantean con la unidad familiar, esto es, la pareja y los hijos en caso de que los haya.

Pero lo que pueden ser las fechas más esperadas del año pueden convertirse en un foco de tensiones si no se planifican correctamente, incluso entre las parejas que se llevan bien y que no tienen problemas el resto del año.

Es importante pensar que en las vacaciones en pareja la pareja convivirá las 24 horas del día, mientras que lo habitual es que se coincida al final del día tras haber trabajado y realizado actividades de forma individual. Esto puede acabar saturando a aquellos que son más independientes o causando conflictos en parejas que son muy diferentes entre sí.

4 consejos para sobrevivir a las vacaciones en pareja

Estos 4 consejos para vacaciones en pareja pueden hacer que las vacaciones sean mucho más agradables y no surjan algunos de los conflictos más habituales.

#1. No hay solo dos opciones de destino

Muchas veces los problemas comienzan ya al planificar las vacaciones en pareja. Uno quiere ir a un lugar y el otro prefiere otro destino. Y todo se convierte en una lucha por ver quién gana. Pero hay más de dos opciones para unas vacaciones. Si por ejemplo uno quiere playa mientras que otro prefiere montaña y senderismo, se puede optar por un destino que ofrezca ambas cosas y combinarlas. En lugar de un resort todo incluido en la playa, se puede reservar un hotel tranquilo cerca de la costa y también de la montaña para alternar actividades.

#2. Sois pareja, no siameses

Hasta las parejas mejor avenidas necesitan su espacio. No es necesario que se planifique todo de modo que la familia tenga que estar unida en cada momento. Por ejemplo, una tarde parte de la familia puede ir a disfrutar de la playa y otra a pasear a un centro comercial.

vacaciones

Incluso siendo solo una pareja algún día se pueden hacer planes separados para parte de la jornada. Por ejemplo, uno puede disfrutar de la playa mientras la otra persona pasa parte de la tarde realizando una excursión en grupo para ver cosas que le pueden interesar y que su pareja no tiene interés en ver. Al llegar la noche pueden quedar para cenar y contarse cómo ha sido su día.

#3. Planificad el tema de los niños

Los niños pueden ser un tema de conflicto en vacaciones. Buscar un hotel que tenga un servicio de monitores con actividades para los más pequeños puede ser la solución perfecta para que los adultos puedan ir a museos o a disfrutar de una cena romántica sin que los niños sean un problema. Todos disfrutarán a su manera y los adultos tendrán tiempo para sus vacaciones en pareja dentro de las vacaciones familiares.

#4. Hotel o apartamento: revisad bien las opciones

Elegir bien el lugar a dónde se va de vacaciones también evitará conflictos. Los apartamentos de alquiler o los apartahoteles en los que es posible cocinar permiten ahorrar mucho dinero. Pero harán que siempre tenga que haber alguien preparando las comidas o encargándose de la limpieza. Un hotel es más caro y obliga a gastar más en comer fuera, pero toda la familia estará de vacaciones de igual manera, lo que puede evitar muchas discusiones.

Las vacaciones en pareja tienen que ser un tiempo para el relax y para disfrutar de la compañía en la forma en la que no se puede hacer normalmente. Por eso, planificarlas bien es la clave para que no se conviertan en una pesadilla.