En este artículo te mostraremos las mejores técnicas de automasaje facial para lograr una piel rejuvenecida. El automasaje facial es una técnica muy efectiva que se realiza mediante movimientos suaves y circulares con los dedos en el rostro. Además de ser una técnica muy relajante, el automasaje facial es beneficioso para la piel, ya que ayuda a mejorar la circulación sanguínea, a reducir las arrugas y líneas de expresión, y a reafirmar la piel.

Tabla de contenidos

Tabla de contenidos

Técnica de automasaje facial con los dedos

Esta técnica de automasaje facial es muy sencilla y efectiva. Para realizarla, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Lava bien tus manos y tu rostro antes de empezar.
  2. Aplica una crema hidratante o aceite facial en tu rostro para evitar la fricción excesiva.
  3. Coloca tus dedos índice y medio en la frente y realiza movimientos circulares hacia los lados, siguiendo la línea de las cejas.
  4. Continúa los movimientos hacia abajo, por los pómulos y la nariz.
  5. Termina en la zona del mentón, realizando movimientos circulares hacia arriba.
  6. Repite la técnica durante unos 5 minutos y realiza una respiración profunda para relajarte.

Técnica de automasaje facial con rodillo de jade

El rodillo de jade es un utensilio que se utiliza en el automasaje facial para lograr una piel más tersa y luminosa. Para realizar esta técnica, sigue los siguientes pasos:

  1. Lava bien tus manos y tu rodillo de jade.
  2. Aplica una crema hidratante o aceite facial en tu rostro.
  3. Coloca el rodillo en la zona central de tu frente y deslízalo hacia las sienes, ejerciendo una ligera presión.
  4. Continúa el movimiento hacia abajo, por los pómulos y la mandíbula.
  5. Termina en la zona del cuello, realizando movimientos hacia arriba.
  6. Repite la técnica durante unos 5 minutos y realiza una respiración profunda para relajarte.

Técnica de automasaje facial con herramientas de gua sha

Las herramientas de gua sha son utensilios que se utilizan en el automasaje facial para lograr una piel más firme y suave. Para realizar esta técnica, sigue los siguientes pasos:

  1. Lava bien tus manos y tu herramienta de gua sha.
  2. Aplica una crema hidratante o aceite facial en tu rostro.
  3. Coloca la herramienta en la zona central de tu frente y deslízala hacia las sienes, ejerciendo una ligera presión.
  4. Continúa el movimiento hacia abajo, por los pómulos y la mandíbula.
  5. Termina en la zona del cuello, realizando movimientos hacia arriba.
  6. Repite la técnica durante unos 5 minutos y realiza una respiración profunda para relajarte.