Conocer el sexo de un bebé puede ser muy importante para los padres, ya sea porque están deseando tener un niño o una niña o ya sea porque quieren comenzar a comprarle ropa y arreglar su habitación y desean hacerlo en función de su sexo. En cualquier caso, los métodos científicos para determinar el sexo del feto suelen ser fiables solo cuando el embarazo ya ha pasado al menos su primer trimestre. Y en temas como este es muy fácil ser impacientes, por lo que se buscan métodos alternativos para poder realizar una predicción.

El método de la tabla china es una de estas formas alternativas. Cuenta con muchos seguidores y seguidoras entre los futuros papás y no son pocos los que afirman que tiene un altísimo número de aciertos, pero que hay que hacerlo bien para que sea fiable. Explicaremos como hacerlo, pero antes vamos a conocer algún dato más sobre esta tabla.

Se dice que la tabla china tiene miles de años de antigüedad y que ha sido utilizada desde siempre en China para poder conocer el sexo de un bebé. Se habla también de que esta tabla se ha utilizado mucho en las últimas décadas debido a que el gobierno maoista solo permitía a las parejas tener un hijo. Así, utilizando esta tabla, podían saber en qué mes debían de concebirlo en función de si querían tener un niño o una niña.

El calendario chino es muy diferente al calendario occidental ya que se basa en la luna en lugar de en el sol, como nosotros. Pero la tabla ha sido adaptada de forma que cualquier persona en occidente pueda seguirla, ya que de otra manera sería mucho más complicado.

¿Cómo usar la tabla china?

Usar la tabla china no puede ser más sencillo. Solo necesitas dos datos: la edad de la madre en el momento de la concepción y el mes exacto en el que esta se produjo. Con estos dos datos se consulta la tabla, se cruzan ambos y la casilla resultante dará la predicción sobre si lo que se espera es niño o es niña.

Como se puede ver, no hay forma más sencilla de realizar la predicción ya que al contrario que otros métodos no hay que realizar observaciones sobre el feto ni sobre el cuerpo de la madre que puedan dar lugar a distintas interpretaciones.

Sin embargo, esto no quiere decir que no puedan darse algunos problemillas. Vamos a ver cuales son los más habituales y también los más extremos para saber qué puede ocurrir cuando tratamos de determinar la edad y la fecha de concepción del bebé.

Sobre la edad no suele haber problemas a no ser que la concepción se diera en el mes del cumpleaños de la madre, por lo que no sabría exactamente si ya habría o no cumplido un año más (sí, se ha dado este caso más de una vez, pero no es lo habitual).

Si tienes dudas sobre la fecha de la concepción se aconseja tomar como referencia la última regla y sumar quince días, ya que es el momento aproximado de la ovulación y por tanto donde hay más posibilidades de concebir. Tal vez, al hacer la primera ecografía y una vez tenido en cuenta el tamaño y el desarrollo del feto, el médico que diga otra semana como la probable de concepción.

En ese caso solo tendrías que volver a hacer los cálculos. Pero ten en cuenta que a no ser que por alguna causa tengas muy claro el día en el que tu hijo comenzó su historia, siempre puede haber un pequeño margen de error. Normalmente, no es determinante, pero puede ser que la fecha quede situada justo entre dos meses diferentes, en cuyo caso la tabla no sería nunca determinante.

Curiosidades de la tabla china

Una de las curiosidades de la tabla china respecto a otros métodos similares para predecir el sexo del bebé está en que no es una tabla compensada. En la mayoría de los casos las mujeres tienen, a cada edad, más o menos las mismas posibilidades de tener un niño o una niña. Pero en el caso de la tabla china no es así.

Por ejemplo, una mujer de 21 años que quiera ser madre de un niño solo tendría posibilidades de hacerlo, según la tabla china, en enero. El resto del año, las posibilidades serían todas femeninas. Entre los 31 y los 32 solo podrían concebir varones según esta tabla en enero o en diciembre, por lo que si se pierde la oportunidad al comenzar el año habría que esperar a su final para volver a intentarlo.

Otra de las curiosidades de esta tabla es que permite establecer predicciones hasta los 45 años, lo que beneficia a las mamás tardías que, con otros métodos, no pueden saber si lo que esperan es niño o niña porque no llegan a estudiar estas edades.

También es importante señalar que muchas personas que siguen este método afirman que para que sea realmente efectivo el cálculo de la edad de la mujer debe de ser nominal, es decir, es la edad lunar la que realmente importa.

Pero, ¿cómo se calcula la edad china lunar? Lo primero que hay que saber es que los chinos cuentan la etapa pasada en el vientre de la madre como tiempo de vida, por lo que tendrás que comenzar sumando un año a tu edad. A continuación, busca el calendario de año nuevo chino del año que tú naciste. Imagina que te dice que el año nuevo, ese año, fue el 21 de febrero. Si naciste en el año 1989 pero antes del 21 de febrero, tienes que contar tu edad como nacida en el año 1988, es decir, te sumarías otro año. Si naces después de febrero, solo tendrías que sumar uno.

En cualquier caso, hay calculadoras online gratuitas que te realizan el cálculo para que no tengas posibilidad de error y puedas obtener una lectura mucho más exacta de las tablas.