Esta es una pregunta que se suelen plantear la mayoría de los padres y que tiene una respuesta difícil, ya que existen diversos factores que pueden provocar que un adolescente consuma estas sustancias.

FACTORES DE RIESGO

La edad

La adolescencia es quizás el período más crítico de una persona, ya que el adolescente se ha de enfrentar al abandono de la niñez y tiene que empezar a comportarse como un adulto, de forma ajustada y madura. Esto provoca que el adolescente tenga conflictos y se sienta perdido y confuso. Estos conflictos a nivel interno pueden llevar a que el joven se equivoque de “camino” y consuma drogas. Los padres han de apoyar a su hijo orientándole y contestando a todas sus dudas en este complicado proceso.

La falta de información

Es muy importante que los hijos estén informados de las consecuencias que tiene consumir drogas. Los padres pueden desarrollar una gran labor como “asesores” y “orientadores”.

La búsqueda de sensaciones diferentes

Los adolescentes se caracterizan por sus ansias de experimentar y conocer cosas que para ellos son totalmente nuevas. Desean descubrir nuevas sensaciones, aunque muchas rayen el peligro.

Una autoestima baja

La autoestima es una de las mejores defensas psicológicas. Si un adolescente tiene un nivel de autoestima bajo, existen más posibilidades de que no se sepa enfrentarse adecuadamente a un conflicto, como puede ser el consumo de drogas.

Las actitudes y los valores

Unas actitudes y valores mal fundamentados pueden hacer que un adolescente se sienta atraído por las drogas. Los padres tienen un papel muy importante en los valores y actitudes de los hijos. Para ello conviene enseñarles a enfrentarse a posturas o comportamientos que perjudiquen la salud y eliminar ciertos mitos presentes en la sociedad como “el tomar una copita ayuda a acercarse a una persona y poder ligar con ella”, “fumar ofrece una imagen más sensual de las personas”…

La necesidad de aprobación social

Es importante enseñar a los hijos a ser asertivos, que sepan expresar sus sentimientos de una manera firme, pero sin dañar a los demás. Esto les ayudará a saber decir no a las drogas ante la presión de los amigos.

El consumo de drogas en la familia

Es frecuente celebrar cualquier acontecimiento con alcohol. Si los hijos observan que en su casa se bebe o se fuma, hay más posibilidades de que en un futuro lo hagan.