Muchas viviendas, tanto actuales como construidas en las últimas décadas, tienen una terraza en la zona del salón. Esta terraza, en ocasiones, no tiene un tamaño suficientemente grande como para poder darle un uso demasiado útil, pero son metros cuadrados que añadidos al salón pueden darle una mayor amplitud.

Pero antes de tomar la decisión de unir o no terraza y salón hay que analizar los pros y los contras con calma. Vamos a ver cuáles son los que más valoran en general los que se plantean realizar una reforma de este tipo.

Pros de hacer desaparecer la terraza

El primer punto a favor es muy evidente, el salón gana en metros cuadrados y se consigue una amplitud que permite, por ejemplo, la creación de un salón comedor en un solo espacio. Esto siempre es preferible a perder un dormitorio.

La terraza, por lo general, solo se disfruta en verano mientras que el salón se disfruta durante todo el año y toda la familia, por lo que van a ser metros cuadrados a los que se les va a quitar más jugo. Si además la familia es numerosa, se pueden crear espacios cómodos para comer y para ver la tele todos juntos.

El salón tendrá mejores vistas al estar unido a la terraza, ya que tendrá acceso directo al exterior. La terraza puede hacer que el salón parezca una habitación interior, sobre todo si está cerrada y tiene cortinas. De esta manera, será mucho más luminoso.

Contras de hacer desaparecer la terraza

Entre los puntos en contra de hacer desaparecer la terraza está que este espacio puede ser muy especial en una vivienda. Si se sabe aprovechar y se le quita partido, incluso la terraza más pequeña puede tener su magia.

Es además el refugio perfecto para cuando se necesita estar a solas un rato o se necesita un poco de aire fresco. Por no hablar de los que todavía tienen el mal hábito de fumar y lo hacen en esta estancia para evitar dejar el humo en el hogar.

Sobre todo en verano, la terraza puede ser muy atractiva y a la hora de vender un piso le da cierto valor a la vivienda ya que es algo que suele gustar a los compradores a primera vista, incluso aunque luego puedan acabar planteándose cerrar.

Cuando se hace la unión de terraza y de salón hay que realizar un buen aislamiento. Hay que tener en cuenta que la terraza puede estar evitando que la lluvia o el frío incidan directamente sobre la pared del salón pero al unirse, esto ya no ocurrirá. Quizás, al ser una terraza, el aislamiento no es tan bueno como debería y es bueno asegurarse de que el salón no se va a volver más frío.

Por último, si la terraza es muy pequeña hay que valorar mucho si el espacio que se va a añadir compensa el precio de la obra y todas las molestias que esta conlleva.