¿Dudas si poner en tu hogar plantas naturales o plantas artificiales? Te contamos las ventajas de cada una de ellas aunque te recomendamos que tengas en cuenta no solo la cantidad de ventajas, sino lo que en realidad te aportan cada una de ellas según tu estilo de vida y las necesidades que tengas en tu hogar. Así, siempre acertarás en tu elección.

Ventajas de las plantas naturales

La belleza de las plantas naturales no tiene rival. No importa lo buena que sea una planta artificial, la belleza de las naturales siempre va a superarlas. Los cuidados que necesitan las plantas son sencillos y fáciles de realizar, mucho menores de los que puede necesitar un animal que se tenga en casa y si se les aplican también son muy agradecidas.

Las plantas naturales son una fuente de oxígeno para el hogar, ya que sus plantas están realizando de manera continua esta función. Por el contrario, es falso que una planta en un dormitorio pueda acabar con el oxígeno durante la noche, aunque bien es cierto que lo utilizan, lo hacen en menor medida de lo que podría respirar una mascota, por ejemplo.

Algunas plantas naturales pueden realizar funciones extras. Las hay que alejan a los mosquitos o que despiden una agradable fragancia que es mucho mejor que la de cualquier ambientador. Incluso puedes montar un pequeño huerto de plantas aromáticas en una pared de una terraza o de tu cocina y usarlas para preparar cualquier receta con ramas recién cogidas.

Ventajas de las plantas artificiales

Cuando son de muy buena calidad pueden dar bastante bien el pego y quedan muy decorativas. Eso sí, las plantas artificiales que son capaces de pasar a primera vista por naturales son bastante caras y es algo que se tiene que tener en cuenta. No se va a conseguir un efecto similar con plantas baratas.

No es necesario ningún cuidado más allá de la limpieza. Solo hay que quitarles el polvo a la vez que se le quita al resto de la casa, pues es normal que se acumule entre las hojas. A veces es necesario llevarlas a la bañera o a la ducha para lavarlas a fondo porque se puede acumular suciedad en la zona de unión de las hojas, a las que no se llega con un paño.

Son perfectas para quienes siempre van de viaje, porque no necesitan que nadie se encargue de ir a regarlas. No importa el tiempo que estén fuera, cuando lleguen las plantas estarán en un buen estado siempre.

Pueden ponerse donde más nos guste, no hay que tener en cuenta que no puedan ir junto a un radiador o en una zona de corrientes, se ajustan a cualquier espacio y podemos cortarla si nos resulta demasiado grande para adaptarla a la zona.

Si hay mascotas, no hay que preocuparse de si la planta pueda o no ser venenosa. Ellos no suelen prestar atención a las plantas falsas ya que no les ofrecen alicientes.