Los piercing están de moda y muchos acuden a ponérselos sobre todo ahora que llega el buen tiempo y se acercan las vacaciones. Pero hay que tener mucho cuidado de hacerse el piercing en un lugar que cumplan con las normas de higiene debidas y que ofrezca todas las garantías.

El profesional te explicará qué cuidados tienes que tener con tu piercing en la nariz para que cure como es debido.

¿Cómo sé que todo va bien?

Es normal que durante unos días te moleste la zona al tocarla e incluso que esté un poco roja. Esto es porque te has hecho un agujero, que no deja de ser una herida y tu cuerpo reacciona. Evita estar tocándolo cada poco rato y si lo tocas lávate las manos antes.

Si ves que la rojez aumenta y que la zona está inflamada y caliente tal vez tengas que empezar a plantearte que puede haber una infección. Si te duele al tocarlo y además hay restos de pus, no hay duda, se ha infectado la herida.

Ante una herida ya infectada y con pus lo mejor es acudir al médico para que este de un tratamiento adecuado para que se cure bien la zona y no tengas que renunciar tampoco a tu pendiente. Muchas personas ignoran los síntomas pensando que ya pasará y cuando acuden finalmente al médico la zona está tan mal que es necesario quitarse el pendiente y curar bien todo, incluso si eso supone que se cierre el orificio.

¿Qué puedo hacer para evitar la infección?

Puedes limpiar dos veces al día la zona del piercing en la nariz. Para eso debes de preparar un vaso con agua templada y añadir una cucharada colmada de sal gruesa. Tras lavartelas manos aplica el agua con sal en la zona. Es posible que pique un poco, pero ayudará mucho a curar antes la zona.

Para acabar la cura puedes ponerle un poco de desinfectante que no tenga color. Evita el alcohol y usa algún producto específico que te den en la farmacia para que todo cicatrice bien.

No olvides limpiar bien tu nariz por dentro. Usa agua de mar para lavarla a fondo ya que si dejas que se acumule mucosidad y debes de sonarte resultará bastante incómodo y doloroso durante los primeros días.

Evita la piscina y los ambientes sucios

El agua de la piscina tiene muchas bacterias y puede hacer que cojas fácilmente una infección en tu herida. También debes de tener cuidado y dormir sobre una funda de almohada muy limpia. No es buena idea hacerte un piercing si tienes pensado ir de acampada, ya que no podrás estar en las mejores condiciones de higiene.

Tampoco debes de arrancar las costras que se formen, deja que curen solas ya que aumentarías el riesgo de infección. No cambies el pendiente hasta que no tengas la nariz perfectamente curada, así garantizarás que tu perforación no se infectará y podrás usar los pendientes que más te gusten durante el resto de tu vida.