Bailar en la oscuridad, de Lars Von Trier, 2000

El controvertido director de cine Lars Von Trier y la no menos polémica Björk se dieron cita en esta cinta original, sensible y muy diferente de otros musicales al uso. La actriz y cantante consiguió la Palma de Oro en Cannes por su interpretación de una madre soltera enamorada de la música y el baile que se está quedando ciega debido a una enfermedad que también afecta a su hijo. Ella lucha para conseguir el dinero que necesita para operar a este y evitar que él también pierda la vista.

Moulin Rouge, de Baz Luhrmann, 2001

Una película romántica, en exceso para algunos, y con una impresionante banda sonora compuesta por versiones de grandes éxitos de la música pop y rock. Una artista del Moulin Rouge tiene que decidirse entre el amor de un bohemio muy atractivo pero pobre o acceder a los deseos de un duque que puede convertirla en la estrella que siempre ha deseado ser. Nicole Kidman y Ewan McGregor fueron los protagonistas de este gran éxito.

Chicago, de Rob Marshall, 2002

Entre las películas de musicales no podía faltar esta adaptación del gran éxito de Broadway.  Consiguió nada menos que el Oscar a la mejor película. Además, Catherine Zeta-Jones logró también la estatuilla como mejor actriz secundaria. Los protagonistas, Renée Zellweger y Richard Gere. Ambientada en la época de la ley seca, la historia es una crítica bastante ácida al sistema judicial y a  cómo la prensa puede convertir a un criminal en una estrella popular. Todo está narrado en tono de comedia.

El otro lado de la cama, de Emilio Martínez-Lázaro, 2002

El cine español también probó suerte en el 2002 con los musicales y consiguió un gran éxito con esta comedia romántica protagonizada por Ernesto Alterio, Guillermo Toledo, Natalia Verbeke y Paz Vega. Los grandes éxitos del pop y del rock de la música en español salpican esta historia de relaciones entre diferentes parejas que tuvo una secuela en el 2005.

¡Mamma Mía!, de Phyllida Lloyd, 2008

La música de ABBA es el telón de fondo para esta divertida historia que triunfó primero como musical en todo el mundo y que fue llevada luego a la gran pantalla con Meryl Streep como protagonista. Una historia de enredos que gira en torno a la boda de una muchacha que desconoce quién es su padre y que decide aprovechar esta ocasión para saber la verdad sobre su origen.

Los Miserables, de Tom Hooper, 2012

Otra de las películas de musicales imprescindibles en este siglo. Hugh Jackman interpreta al inolvidable Jean Valjean que pasa de estar en la cárcel por robar un trozo de pan a ser alcalde de una ciudad, pero que continúa siendo acosado por su pasado. Basada en el musical de éxito mundial que, a su vez, tuvo su origen en la novela homónima de Victor Hugo. Con grandes dosis de romanticismo y también de denuncia social.

La ciudad de las estrellas (La La Land), de Damien Chazelle, 2016

Un éxito arrollador que no solo ha vuelto a poner a los musicales de moda, sino también la música Jazz.  Con catorce nominaciones a los Oscar y seis ganadas, esta película romántica narra la historia de amor entre dos personas que tratan de alcanzar sus sueños.