Una de las consecuencias de la crisis económica en España es el cambio de residencia por motivos económicos o por consecuencia de la búsqueda de trabajo en otros países, y el traslado de las empresas a otras ubicaciones que disminuyen los costes empresariales (zonas periféricas de la ciudades, edificios donde el alquiler de las oficinas es más barato, otras ciudades donde el terreno es más económico,  etc.).

Muchas veces estos cambios geográficos se llevan a cabo en cortos períodos de tiempo por la urgencia de abaratar costes o comenzar un nuevo trabajo en otra ciudad, es por ello que contratar una empresa de mudanzas es imprescindible.

A la hora de buscar una empresa que se encargue de hacer esta tarea es importante que primemos la seguridad de nuestros objetos y la calidad del servicio que nos van a ofrecer.

Tanto si se trata de mudanzas nacionales como mudanzas internacionales es muy importante que la empresa se haga cargo del seguro de las pertenencias con pólizas de seguro de responsabilidad civil y con opción a todo riesgo, si hay que transportar objetos de más valor.

Mudanza

583286 / Pixabay

El desmontaje del mobiliario y su posterior protección, así como el embalado del resto de pertenencias tiene que estar en manos de expertos, ya que se deben emplear materiales de alta protección para el mejor cuidado de los mismos. Si el embalado no es adecuado o el  equipo es inexperto se podrían romper o dañar los objetos ocasionando así un gasto extra en la mudanza y la posibilidad de perder objetos de valor irremplazables.

Además, es recomendable que esta empresa también disponga de guardamuebles, por si se diera el imprevisto de no tener disponible el nuevo inmueble en la fecha acordada o la mudanza no se pudiera hacer en un solo día.

Por todo ello, se aconseja no abaratar costes si se va a perder calidad.