La meditación es una forma muy efectiva de relajarse. Muchas personas acaban de descubrir esta técnica gracias al mindfulness y ha sido para ellos una gran ayuda durante el pasado confinamiento. Gracias a las técnicas de meditación se puede combatir la ansiedad y también se reducen los niveles de estrés.

La meditación guiada es una forma de meditar con ayuda. Para muchos es fundamental porque evita que la mente acabe divagando en otros lados y se pierda la concentración en lo que se está haciendo. Una persona experta en meditación va guiando los pasos que hay que dar y quién medita solo tiene que centrarse en la voz que escucha e ir siguiendo las indicaciones paso a paso.

Al concentrarse en la voz de quién va guiando la meditación, todo resulta mucho más sencillo porque ya no hay que vaciar la mente, sino centrar la atención en alguien y eso resulta mucho más sencillo. Para que todo funcione es necesario poder estar en un ambiente adecuado para la relajación.

meditación

En muchos gimnasios y centros de yoga se incluyen clases de meditación guiada en grupo. El profesor o profesora va guiando la meditación mientras que la clase consigue relajarse en grupo durante el tiempo que dura esta sesión, que suele ser entre quince minutos y una hora.

Meditación guiada en tiempos de Covid

El problema es que con el Covid, los grupos ya no son viables en muchas ciudades y mediar en grupo con un guía ya no es tan fácil como antes. Pero para eso ha llegado Internet que nos puede ayudar a conseguir exactamente lo mismo pero desde casa.

Existen dos modalidades de meditación guiada para estos tiempos de Covid:

-Con un guía o profesor en una clase online. Es la forma más parecida a la meditación en un centro. Los alumnos se conectan a la hora pactada y el guía les ayuda a realizar una sesión de meditación en grupo. Tiene la ventaja de que al estar comunicados realmente, el vínculo que se crea es mucho más personal y se tiene una mayor sensación de proximidad.

-Con vídeos. Es una manera alternativa. Las meditaciones guiadas están previamente editadas en vídeo y el alumno solo tiene que pinchar para poder verlo. Tiene la ventaja de que se puede hacer en el momento en que se desee y que no se está limitado a un horario, por lo que se adapta muy bien a personas que no tienen tiempo durante el día y quieren meditar por la noche o sin un horario fijo.

En cualquiera de los dos casos es muy recomendable contar con un profesor real al que poder plantear dudas y con el que poder comentar los problemas que surjan durante las sesiones. Por eso, los vídeos de YouTube y canales similares están muy bien, pero para personas que ya tienen una cierta experiencia.

Quienes comienzan con la meditación guiada es recomendable que puedan recurrir a la guía no solo durante la sesión de meditación, sino también después para comentar la experiencia y poder obtener consejos personalizados.

La meditación guiada a distancia es también perfecta para aquellas personas que tienen problemas para poder meditar en grupo, ya que hay quién no se siente cómodo haciéndolo con otras personas alrededor por encontrarlo algo muy íntimo y personal que prefieren realizar en sus domicilios.

Existen diferentes tipos de meditación guiada en función de los objetivos que se quieran alcanzar y que pueden ir desde la simple relajación hasta el conseguir superar pensamientos negativos o situaciones que nos tienen emocionalmente bloqueados. Por eso, el papel de un guía es tan importante en este tipo de técnicas.