¿Quién a estas alturas no hay escuchado hablar de Marie Kondo y de su famoso método Konmarie? Esta empresaria y escritora japonesa tiene ya cuatro libros publicados que se han convertido en todo un éxito de ventas y sus programas de televisión son seguidos por millones de personas en todo el mundo.

Pero, ¿cuál es la clave del éxito de Marie Kondo? Para muchos, su éxito radica en la manera que tiene de contar las cosas. Ella no solo nos ofrece un método para mantener ordenada toda la casa, sino que también nos transmite una filosofía de vida.

El método y su filosofía

Hay que ordenar todo lo que se tiene en casa haciéndolo por categorías y no ordenando por habitaciones. Si se ordena por habitaciones siempre se acaba por encontrar cosas que deben ir en los cuartos previamente ordenados y acaba siendo un círculo vicioso. Por eso, hay que hacerlo por categorías y ordenar cada categoría en un solo día.

Por ejemplo, ordenar la ropa. El método Konmarie nos dice que uno de los primeros pasos para mantener ordenados los armarios de la casa es poner toda la ropa en una pila y, a partir de ahí, hacer un montón con toda la ropa que no nos sirve o no usamos. Nada se coloca hasta que no se decida con qué nos quedamos definitivamente.

Marie afirma que si se hace esto bien, los dos tercios de la ropa que hay en casa acabarán en la pila de ropa que no se utiliza y que, por tanto, está ocupando un espacio muy necesario en el hogar para otras cosas.

Sin embargo, Marie Kondo nos dice que, lejos de lo que estamos acostumbrados la mayoría, esa ropa no se puede regalar a los amigos o familiares, ya que darles lo que nosotros no queremos en nuestra casa sería algo así como traspasarles la energía negativa que podamos tener en el hogar.

No obstante, si pueden donarse pero antes hay que agradecerles lo que han hecho por nosotros y despedirse adecuadamente de esas cosas que ya no queremos. Se trata de quedarse tan solo con las cosas que realmente te hacen feliz.

El camino intermedio

La filosofía del método es lo que menos gusta a los detractores de este método, pero incluso aquellos que creen que Marie Kondo es excesivamente radical o no comulgan con su filosofía, tienen que reconocer que funciona y que una casa ordenada es mucho más agradable y resulta más sencillo vivir en ella.

También es cierto que tenemos un apego demasiado fuerte por los objetos materiales y que guardamos muchas cosas que, en realidad, son inútiles y ocupan mucho espacio. Pero cada persona es diferente y no podemos pedir que todos tengamos la disciplina y la filosofía de vida de esta mujer, por eso hay un camino intermedio.

Se trata de coger las cosas del método con las que cada uno se sienta cómodo y adaptarlas a nuestra forma de vida. Tal vez, nuestra casa no tenga un orden perfecto, pero el que se logre sea perfecto para nosotros.