Si hacemos una recopilación de películas francesas comedias y películas románticas se llevarían la palma. Hoy vamos a destacar cinco comedias francesas, todas ellas de los últimos veinte años, que no deberías de perderte si quieres pasar un rato divertido y tener una sonrisa en la boca durante todo el rato que dure la película. ¡¡Intentaremos no hacer spoilers!!

La cena de los idiotas (1998)

Varios hombres bien situados tienen una curiosa diversión, una vez al mes invitan a cenar a un idiota para poder reírse a su costa. Pero a veces las cosas no salen como uno pensaba y el idiota que uno de ellos ha escogido para la ocasión acabará desbaratando toda su vida y dejando en evidencia que, tal vez, no era tan listo como pensaba. Uno de los grandes éxitos de finales del siglo pasado en el cine de comedia. Se trata de la adaptación de una obra de teatro que  ya había triunfado en los escenarios galos y que ha triunfado y sigue cosechando éxitos en todo el mundo.

Salir del armario (2001)

Un empleado de una fábrica de preservativos ve como van a despedirlo de su trabajo. Para evitarlo, le recomiendan que se haga pasar por gay y de ese modo mantener su trabajo ya que la empresa podría no despedirle para evitar parecer discriminatorios. El problema surge cuando un compañero, homófobo reconocido, comienza a mostrarse excesivamente amable y amistoso.

Bienvenidos al norte (2008)

En estas comedia se juega con las diferencias culturales entre las diferentes zonas de Francia. Generalmente, la gente del sur tiene muchos prejuicios sobre el norte, que consideran frío y algo primitivo. Con esto se juega en esta comedia en la que un funcionario del sur es trasladado al norte como castigo. Para “proteger” a su familia decide ir solo, pero descubre que las cosas no son lo que parecían y comienza a llevar una existencia muy feliz aunque miente a su esposa fingiendo que sufre todo tipo de penurias. Tanto insiste en lo mal que está, que ella decide trasladarse para estar a su lado.

Nada que declarar (2011)

Nuevamente se vuelve a jugar con las diferencias culturales como base para la comedia. Esta vez todo se mueve en torno a la frontera entre Francia y Bélgica los días previos a que la Eurozona sea una realidad y desaparezcan los pasos fronterizos entre los dos países. Algunos chistes pueden ser difíciles de entender para quienes no conozcan la antigua enemistad entre franceses y belgas, pero es sin duda una gran comedia de la que todo el mundo puede disfrutar.

Algo celosa (2017)

Una de las últimas aportaciones del cine francés a la comedia. Tras su divorcio, una profesora parisina con una hija adolescente descubre que no puede soportar que nadie  a su alrededor tenga una vida feliz, ni siquiera su hija. Esto le lleva a comportarse de una manera desequilibrada y patológica que la irá separando de la gente a la que quiere. A pesar de que el planteamiento parece algo dramático, la película lleva la historia por el lado de la comedia elegante y suave, consiguiendo que el espectador pase un buen rato.