Las camas Montessori están pensadas para los pequeños de la casa. Muchos niños tienen problemas para dormir solos. Hay que entender que esto es normal ya que forma parte de nuestro instinto de supervivencia. En la naturaleza, un cachorro o un bebé no pueden sobrevivir sin sus padres, son presa fácil para cualquier depredador.

Por tanto, la naturaleza del niño está programada para que se sienta seguro cuando está acompañado de sus padres y a buscarlos cuando no están presentes. Algunos niños pierden pronto este instinto y duermen solos sin problemas, otros son más propensos a tener pesadillas y a no querer irse para su cuarto.

Conseguir que tengan una cama atractiva, que les permita ser independientes y que sientan como un espacio propio en el que se sienten protegidos es fundamental para que el niño tenga el deseo de ir para su propia habitación y abandone el espacio seguro de la habitación de sus padres.

Deja que el niño duerma solo de forma gradual

Es bueno dejar que los niños puedan dormir solos de forma gradual y que, además, lo hagan con total libertad de movimientos. Las camas Montessori para los más pequeños facilitan esta misión al estar situadas a ras de suelo.

camas montessori

Las camas Montessori a ras de suelo potencian la independencia del niño, que puede decidir cuando entrar y salir son tener que pedir ayuda. No son peligrosas para el niño, que puede bajar de la cama sin riesgo de caídas y tampoco se sentirá atrapado con barreras que harán que su cama parezca una cárcel. Y, si por la noche siente la necesidad de levantarse para ir a la cama de sus padres, podrá hacerlo con total libertad.

Sabiendo que tiene libertad de movimientos, el niño estará mucho más relajado y poco a poco irá buscando la intimidad de su cuarto gracias a otras ventajas que también poseen las camas Montessori.

Camas Montessori que estimulan su imaginación

Las camas Montessori potencian también la imaginación del niño gracias a sus formas originales y diferentes. Un buen ejemplo son las camas que tienen por encima telas creando el efecto de una tienda de campaña o, tal vez, de un bonito palacio.

Para el niño su cama no será solo su lugar para dormir, será también su espacio privado, donde refugiarse cuando quiere estar a solas. Y, por supuesto, también un espacio para el juego y para la exploración. Así lo entiende el método Montessori y así se refleja en sus muebles.

De esta manera, la cama no será un mueble que ocupa sitio y estorba cuando se juega, sino un elemento más para vivir todo tipo de aventuras y dar rienda suelta a las historias que surgen de su fértil imaginación.

Los colores de la cama, el que tengan adornos que gusten a los niños o detalles como pequeños escondites secretos también son factores a tener en cuenta al elegir la cama del niño, que será así un lugar que entienda como suyo y especial y no el sitio al que lo envían por la noche.

Camas Montessori para hermanos

Las camas inspiradas en el método Montessori también están pensadas para cuando hay más de un niño en el hogar. Las literas Montessori son perfectas para hermanos ya que el mayor puede dormir en la cama superior mientras el pequeño puede dormir en la inferior a ras de suelo. Ninguno de los dos niños estará demasiado alto y las camas son robustas y muy seguras para que puedan jugar en ellas sin problemas.

Estas literas Montessori también son perfectas para la habitación de un único niño ya que permite que pueda traer a sus amigos y tener una cama disponible sin que afecte al espacio de la habitación.