La dieta según grupo sanguíneo surge en el año 1996 a raíz de la publicación del libro “Eat Right for your tipe” (“Come correctamente según tu tipo (grupo sanguíneo)”) por el Dr Peter J. D`Adamo. El libro se publicó en EEUU inicialmente y pronto salió en todo el mundo siendo un gran éxito.

El Dr D`Adamo es experto en medicina natural y la asociación de médicos de medicina natural del los EEUU lo nombraron médico del año en el año 1990, mucho antes de la publicación de su libro, lo que nos indica que ya era una persona muy renombrada en su campo.

Los principios de la dieta según grupo sanguíneo

Esta dieta nos dice que los alimentos no sientan igual a todas las personas dependiendo del tipo de sangre que tengan. Esto explicaría por qué hay gente que comiendo lo mismo y manteniendo un ritmo de vida similar, tienen pesos muy diferentes.

La dieta se basa en la forma de comer del hombre desde sus orígenes y cada tipo de sangre se corresponde con un tipo de hombre. Por ejemplo, las personas del grupo 0 se relacionan con el hombre de cromagnon, el hombre cazador que se alimentaba de carne principalmente, así como de frutas y verduras.

Este tipo de alimentación no solo ayuda a perder peso, sino que también ayuda a estar más saludable, ya que se evitarían alimentos que no son compatibles con nuestro tipo de sangre y se potenciarían aquellos que mejor combinan, mostrándonos así más fuertes y saludables.

Los tipos de sangre y su alimentación

Sangre del grupo 0: Su dieta debe de estar basada en carnes, pescados, verduras y fruta moderada. No deben de consumir cereales ni legumbres ya que les sentarían mal y dificultarían la buena absorción del resto de alimentos. También pueden comer lácteos y huevos con moderación.

Sangre del grupo A: Este grupo necesita alimentarse de grano, verduras y frutas principalmente. No debe de abusar de las carnes y descartar totalmente los alimentos procesados que le hacen mucho daño. Pueden tomar lácteos moderados y no deben de consumir más de cuatro huevos a la semana.

Sangre del grupo B: Sería el grupo más equilibrado. Pueden tomar de todo con moderación, aunque deben de controlar el grano y las legumbres porque son los alimentos que más tienden a engordarles.

Sangre del grupo AB: Complicado, en principio estos deberían poder consumir todo lo del A y del B sin problemas, pero el autor defiende que la carne y el grano no son sus mejores aliados, por lo que recomienda moderarse en este terreno.

¿Qué opina la medicina tradicional?

La medicina tradicional afirma que la dieta según grupo sanguíneo carece de cualquier base científica y que no hay nada que sustente las afirmaciones que realiza el Dr D`Adamo en su obra o en sus conferencias.

Indica además que puede ser muy peligrosa ya que al prohibir ciertos alimentos resulta desequilibrada y recuerda que toda dieta debe de ser equilibrada, incluir a todos los grupos de alimentos en su justa medida e ir acompañada de ejercicio.