Todos vemos a Kate Middleton como un ejemplo de madre. Es habitual verla en fotografías con sus tres hijos jugando o compartiendo bromas y complicidades. Aunque como no podía ser de otro modo dada su agenda, cuenta con ayuda y con una niñera para el cuidado de sus pequeños, ella ha declarado en muchas ocasiones que trata de hacer la mayor parte del trabajo ella misma y que no le gusta dejar el cuidado de sus hijos en manos de terceras personas por lo que se implica todo lo que puede en la educación de las criaturas.

Ella es consciente de que su situación es diferente a la de otras mujeres y de que cuenta con mucha ayuda, pero aun así ha declarado que se enfrenta a problemas como cualquier madre y que en ocasiones no sabe cómo actuar con sus hijos.

El primer año, todo el mundo ayuda

La duquesa afirma que durante el primer año de vida del bebé todo el mundo se vuelca con la madre y la ayuda, pero que esto es algo que poco a poco desaparece. Al final, son los padres los que tienen que verse cara a cara con la responsabilidad de los niños, afrontar los problemas relacionados con dada etapa y tratar de hacer el trabajo lo mejor posible.

Muchas mujeres se han sentido muy identificadas con estas palabras ya que saben que ser madre no es algo que se pueda aprender. Además, si de verdad se quiere ser una buena influencia y ejemplo para los hijos dándoles los valores correctos, no vale que otra persona los eduque por uno sino que son los propios padres los que tienen que darlo todo e involucrarse en cada etapa del crecimiento.

Además, Kate afirma que cada niño es diferente, algo que cualquier padre puede corroborar, por lo que la experiencia que se adquiere con cada hijo solo vale parcialmente para el siguiente, que tendrá su propia personalidad y sus problemas específicos.

Los actos públicos

En su afán por estar con sus hijos el mayor tiempo posible, la duquesa ha apostado por llevar a sus hijos a muchos actos públicos. Esto no siempre ha sido la mejor de las ideas y más de una vez se ha podido ver a los pequeños llorando y montando una pataleta en público. Aunque ella siempre ha sabido salir victoriosa de estos problemas, no falta quién la haya criticado o acusado de estar sobre exponiendo a los niños.

Pero, seguramente, ella es consciente de que si no los llevara sería criticada precisamente por lo contrario.  Por dejarlos siempre en casa y no enseñarles a comportarse en actos que van a formar parte de sus vidas una vez que tengan cierta edad.

Que alguien como ella hable abiertamente de este tipo de problemas ayuda a que se vean como algo más normal y que afectan a todo el mundo independientemente de que cada cual los viva en unas circunstancias más o menos favorables.