Cuando hablamos de infertilidad, automáticamente llamamos en causa una serie de problemáticas que, en un mundo perfecto, la pareja debería afronta y solucionar de manera conjunta. Dos personas están juntas, conviven y elaboran un proyecto en común con el objetivo de crear una familia. O sea, establecen como objetivo existencial, la procreación.

Aunque no sea fácil ni económico tener hijos, a partir de una cierta edad, muchas mujeres sienten la necesidad de dar a la luz una nueva criatura. Un deseo que puede convertirse de sueño a pesadilla, por una serie de razones directas e indirectas. Causas como la edad avanzada, el consumo de drogas, el fumar, el abuso de alcohol, así como infecciones sexuales, obesidad, excesiva delgadez, deficiencia de ácido fólico pueden perjudicar el nivel de fertilidad, tanto en mujeres como en hombres. Sin olvidarnos de otros factores (psicológicos y/o emocionales) incluida al impotencia y vaginismo, la eyaculación precoz o también una baja frecuencia de relaciones sexuales.

Dejando a un lado el discurso médico-científico, hoy intentaremos averiguar si la infertilidad puede perjudicar el futuro de una pareja.

Cómo hablar de la infertilidad

no es facila afrontar la infertilidad

Cuando un miembro de la pareja descubre tener problemas de fertilidad, ante todo siente sobre sí mismo un gran peso y una inaudita preocupación. De igual manera cuando se diagnostica cualquier otro tipo de problema de salud, crónico o viral, el hombre o la mujer infértil se enfrenta a un momento muy delicado de su existencia humana. Por un lado, bajan autoestima y seguridad, por la sensación de haber perdido parte de las funcionalidades biológicas.

Por el otro lado, puede ser invadido por una sensación de culpabilidad, sobre todo si la infertilidad está provocada por malos hábitos o disfunciones genéticas. A esto hay que sumarle también la vergüenza y el miedo de ser estigmatizado por la sociedad.

Como puedes ver, la persona infértil tiene el riesgo de sentirse sola, abandonada, sin la posibilidad de externar y hablar de las preocupaciones y los miedos provocados de esta noticia. Sin embargo, el primer paso es hablar, comunicarse y abrirse hacia la otra parte de la pareja. Es aquí que una mujer o un hombre debería siempre encontrar auxilio, ayuda y serenidad.

La reacción de tu pareja es la clave para tu futuro

pareja en el medico para la infertilidad

La gente se equivoca cuando piensa que la infertilidad puede perjudicar el futuro de una pareja. No es la infertilidad que causa la ruptura, la separación o el divorcio de dos personas que, durante mucho tiempo, han estado juntos. Al revés: la paradoja es que esta situación dramática y complicada puede ayudarte a entender mejor la personalidad, el corazón y la mente de esa persona que ‘dice’ de amarte.

A menudo pasamos meses, años a lado de un hombre o de una mujer que es capaz de mostrarse por algo que realmente no es. Alguien que llega a rechazar el otro por razones relacionadas con la infertilidad estaba buscando solo un pretexto para terminar la relación. Por cuanto doloroso esto pueda parecer, es mejor encontrar la fuerza de pasar de página.

Ya, porque es cuando se presentan las dificultades que tu pareja debería quedarse a tu lado, dándote apoyo emocional y permitiendote abrirte, desahogarte. Si notas que la otra persona cambia de actitud o te hace sentir culpable, esto significa que no es la persona que merece estar cerca de ti. Hasta hay mujeres y hombres que prefieren mentir sobre su problema de infertilidad, por el miedo a perder su pareja.

Amar: compartirlo todo y luchar juntos

la infertilidad crea problemas de pareja

Ante todo, hay que matizar un hecho: en muchos caso la infertilidad es algo reversible. La medicina y la ciencia moderna permiten ahora solucionar, en parte, el problema de no poder ser madre o padre. Pero estamos hablando de un paso sucesivo, de algo que la pareja quiere experimentar e intentar gracias al apoyo mutuo.

Tampoco puedes aceptar como una obligación el esfuerzo a intentar, al infinito, todo tipo de terapia o tratamiento. Ante todo, hay que respetar las personas y su integridad tanto física como mental. A la base de todo hay que verificar la real unión de la pareja: hay que mantenerse unidos hasta el final, superando cada obstaculo juntos, avanzando una a lado del otro, hacia el futuro.

Por ello, es importante entender este concepto: si tu pareja quiere dejarte porque eres infertil, significa que sus sentimientos no son suficientemente profundos ni sinceros como para ayudarte a afrontar y superar el problema. Serás tu, entonces en decir ‘adiós’ porque cada ser humano tiene derecho en compartir su vida con alguien especial, alguien que también esté dispuesto a renunciar a algo importante, porque estar a tu lado e su prioridad.

Es demasiado fácil hablar de amor, de compartir experiencias y construir recuerdos cuando todo funciona, cuando no hay adversidades. Ese hombre o esa mujer que acepta los problemas, las enfermedades y los límites de su pareja, los hace suyos. No estamos hablando sólo de altruismo o empatía. Simplemente tiene en su corazón un único objetivo: la felicidad del otro. Y es esta, sinceramente, es la clave del verdadero amor.