La dieta detox es una dieta que tienen como misión depurar el cuerpo y eliminar todas las posibles sustancias tóxicas que haya acumuladas. Es una dieta que se utiliza también para purgarse, es decir, limpiar bien el intestino y eliminar también los líquidos acumulados.

Pero hay que tener en cuenta algunas cosas muy importantes antes de hacer esta dieta. La primera de ellas es que el cuerpo no necesita desintoxicarse cuando estamos sanos. El hígado hace esa función perfectamente. La sangre se encarga de recoger todas las toxinas que encuentra en el cuerpo y depurarlas en el hígado. Por tanto, ya tenemos una manera natural de eliminar las toxinas. Si estamos enfermos o tenemos algún problema de salud, es el médico el que debe de tratarnos y no se debe de realizar ninguna dieta y menos una tan restrictiva como esta.

Si de forma habitual se come sano, una dieta equilibrada y se realiza algo de ejercicio, una dieta detox es totalmente innecesaria y si no se siguen estas pautas, la dieta detox no es el milagro para sustituir buenos hábitos por un par de semanas cada tres o cuatro meses de “depuración”.

El principal inconveniente, su uso como dieta milagro

Este es uno de los principales inconvenientes de este tipo de dietas, que mucha gente las usa mal confundiéndolas con dietas milagro para perder peso y acaban sufriendo importantes efectos secundarios, como diarreas, malestar o debilidad.

Esto ocurre especialmente entre quienes la utilizan para perder peso de forma rápida, ya que pueden acabar causándose problemas de salud por no darle al cuerpo los nutrientes necesarios, especialmente si se prolongan mucho tiempo.

No es una dieta equilibrada, y aquí reside su fallo más importante, ya que hay demasiados alimentos prohibidos y se centra tan solo en un tipo de comidas: las frutas y las verduras. Además, si no se sufre de retención de líquidos puede hacer que el cuerpo pierda agua que necesita, especialmente si no se bebe lo suficiente para sustituirla. Pero incluso bebiendo puede suponer una sobrecarga para los riñones totalmente innecesaria.

Su principal función, la de dieta depuradora

La dieta detox puede tener, no obstante, su función. Es una buena forma de volver a recuperar el cuidado del cuerpo tras una etapa en la que se ha comido de más, como por ejemplo tras la Navidad, o cuando se nota que hay una acumulación de líquidos en el cuerpo o se está atravesando una fase ocasional de estreñimiento fuerte que no tiene otra causa más que la alimentación.

En estos casos sí se puede llevar a cabo una dieta detox de como máximo quince días, con la precaución de no realizar esfuerzos físicos y de tomar un complejo vitamínico que ayude a darle al cuerpo todo lo que necesita. Transcurridos los quince días, se debe de volver a una dieta equilibrada en la que se consuma de todo.

Los batidos de frutas y verduras de la dieta detox pueden consumirse como parte del desayuno o para merendar dentro de cualquier dieta equilibrada, siendo una buena fuente de vitaminas, deliciosos y son muy pocas calorías.