Si hasta ahora te habían enamorado estilos como el retro o el vintage, ahora te vas a dejar seducir por el Mid Century, un estilo decorativo en la línea de los anteriores pero con sus diferencias y peculiaridades. Mientras que lo retro o lo vintage podían ser de cualquier época, el Mid Century, como su nombre indica, se enmarca en la mitad del siglo XX y convierte a los años cincuenta en los verdaderos protagonistas.

Hay que tener en cuenta que el estilo Mid Century no toma como referencia los años cincuenta en Europa Occidental, sino que se inspira en las casas de Norte América pero, sobre todo, de los países del norte de Europa. Por eso, es un estilo que tiene mucho en común con los actuales estilos nórdicos. Además, este estilo filtra todo para darle una visión moderna. Es decir, se inspira en los años cincuenta pero vistos desde un prisma muy actual. No trata de revivir la época sino de traerla a la actualidad.

Los diseños

El Mid Century trata ante todo de ser un estilo muy funcional. Por eso las líneas son rectas y puras y se escapa de todo lo que pueda parecer demasiado trabajado o elaborado. La sencillez es una de las máximas de este estilo de decoración que tampoco quiere una gran cantidad de muebles aunque sin llegar a los extremos del minimalismo.

El aspecto de las habitaciones debe de ser cómodo, acogedor y muy hogareño por eso tienen una gran importancia los materiales naturales. La madera para los suelos y para los muebles es la protagonista, pero también tienen importancia los metales para los adornos, siendo el hierro forjado una de sus características claves.

Los muebles y la decoración están pensados para potenciar la luz natural, por lo que las ventanas tienen un gran protagonismo incluso cuando la casa no tiene vistas, favoreciendo que la luz natural llegue a todos los rincones del hogar.

Se apuesta por los espacios abiertos, algo que hay que tener en cuenta en caso de reformas ya que la cocina, la sala, el comedor y el salón deben de ser todo uno o, al menos, comunicarse con bastante fluidez.

La decoración

En su línea hogareña se llevan las mantas y colchas que parecen hechas a mano, tanto para la cama como para poner sobre el sofá. Incluso vuelven las mesas camilla con tapetes para ciertos lugares concretos y siempre con un filtro renovado.

Los estampados geométricos son actualidad y también se llevan los blancos, los crema y los colores que le dan luminosidad a la estancia, pero siempre desde un punto de vista sobrio que se contrapone a otros estilos como el pop art.

Los pequeños detalles de estilo retro en la decoración están aceptados, como un teléfono estilo años cincuenta o unos portaretratos con un aire de la época, pero no se debe de caer nunca en los ambientes recargados sino que todo debe de verse pulcro, limpio y muy despejado sin dejar de parecer un hogar.