Cada vez son más las mujeres que adquieren una concienciación plena sobre la importancia de un estilo de vida saludable y apuestan por nuevos métodos y rutinas para llevarla a cabo. En el caso de la menstruación las copas menstruales son las protagonistas.

En los últimos años la copa menstrual se ha ido instaurando cada vez más en la higiene íntima de millones de mujeres, quienes aseguran que se trata de un descubrimiento revolucionario en sus vidas. Aunque como todo lo desconocido aún existe cierto miedo al cambio en muchas mujeres que aún no la han probado, la realidad es que casi el 100% de las chicas que se atreven a hacerlo, no vuelven a utilizar tampones ni compresas de forma habitual. Y es que todavía existen muchos tabúes y desconocimiento al respecto.

1 – HIGIENE SALUDABLE EN UNA COPA MENSTRUAL

Se ha hablado mucho de los problemas de salud que acarrea el uso habitual de tampones, pues, a diferencia de que pueden parecer el método más higiénico (porque no manchan, porque no se ven, etc), no lo es tanto cuando puede favorecer la proliferación de bacterias y reacciones alérgicas. Es precisamente por este motivo por el que hace años empezaron a aparecer soluciones como las copas menstruales.

La copa menstrual permite que el flujo del periodo sea expulsado con normalidad y aislado del contacto con el cuerpo sin agentes ni materiales intermediarios, en una especie de recipiente pequeñito fabricado en silicona médica antialérgica y completamente saludable. Al pasar unas horas, dependiendo del volumen del sangrado, se vacía al igual que se cambiaría un tampón. Esto permite un sangrado completamente natural y aislado de agentes externos (como si no llevaras nada), pero completamente seguro, sin derramamientos y que no se percibe en las rutinas diarias.

Como decíamos, además, es completamente antialérgica por la silicona médica con la que está fabricada. La copa menstrual puede esterilizarse y es completamente lavable.

2 – NO MÁS OLORES CON LA COPA MENSTRUAL

Otra de los miedos de las mujeres con respecto al uso de la copa es si permitirá la percepción del olor que pueda desprender el sangrado menstrual. La respuesta es, rotundamente, no. Al utilizar una copa el flujo permanece dentro del cuerpo, no se exterioriza ni impregna ningún material externo como ocurre con las compresas o los salvaslip. Esto lo convierte en un método completamente inodoro, al igual que un tampón.

3 – FACILIDAD DE USO DE UNA COPA MENSTRUAL

Como hemos dicho anteriormente, todo lo nuevo suele dar respeto o reparo, y esto es lo que sucede en este caso con el uso de las copas menstruales. Aparentemente pueden resultar complejas de usar, pero la realidad es que no es más complejo que ponerse o quitarse un tampón o un anillo vaginal, y la gran mayoría de chicas que las han probado así lo corroboran. Un buen ejemplo ilustrado de esto es la experiencia que mostró al respecto la influencer Moderna de Pueblo @modernadepueblo en sus redes sociales:

Fuente de la imagen: @modernadepueblo

4 – COPA MENSTRUAL ECOLÓGICA

Si bien sobran las palabras nosotros nos conformamos con aplicar la lógica al hecho de la gran atribución que las copas menstruales suponen para la ecología. El uso de tampones y compresas genera millones de toneladas de basura anualmente, mientras que una sola copa, de material completamente respetuoso con el medio ambiente, puede durar hasta 10 años.

5 – AHORRA CON COPAS MENSTRUALES

Igualmente se puede deducir el ahorro que implica mes a mes el dejar de utilizar otros métodos para la higiene menstrual (no precisamente económicos) frente al uso de una copa que puede suponer una inversión entre 25€ y 30€ para sus 10 años de duración. Incluso si se quiere renovar antes por desgaste, por talla o por voluntad de cambiar de color o diseño, el ahorro que supone en cualquier caso es más que considerable.

6 – QUÉ COPA MENSTRUAL ELIJO

Otra duda que existe también es al respecto de la talla de copa menstrual que se debe elegir cuando se opta por su compra. Sin embargo, la norma fundamental para acertar en esto es muy sencilla (mucho más que la de que unos pantalones varíen según tiendas, cortes, diseños…). Si has sido madre o tienes más de 30 años necesitarás una talla L; si no lo has sido y eres menor de 30 años, tu talla debe ser la S. Ojo, existen algunas marcas que ofrecen una amplia diversidad de tallas y esto complica bastante las cosas. Te recomendamos que optes por las medidas estandarizadas y diseñadas específicamente para que encajen en la regla de tres que te proponemos. Con la copa solidaria Mimacup, por ejemplo, puedes optar por cualquiera de estas dos opciones y con una garantía del 99% de éxito en tu elección. Si optas por esta marca puedes utilizar un cupón descuento del 10% que les hemos pedido para vosotras: MIMATE10

copa menstrual mimacup

Por otro lado, la elección de un color u otro dependerá de tus preferencias. Existen diseños transparentes o colores opacos, según con lo que te sientas más cómoda e identificada.

En resumidas cuentas, el único problema que parece tener este método para tu higiene menstrual es que, aunque cada vez tiene mejor acogida entre las mujeres, todavía no lo usan la gran mayoría, y es una pena porque como dicen muchas de ellas, se trata de uno de los grandes descubrimientos del siglo para la higiene íntima de la mujer y para la ecología.