De un tiempo a esta parte son muchos los médicos que recetan paracetamol a las personas que tienen problemas de dolores como una forma de paliar esos dolores. El paracetamol es una de las pastillas que más se compra sin receta médica debido a que, como la aspirina, tiene casi los mismos efectos y puede ayudar a solventar problemas de dolores de cabeza, dolores musculares, dolores generales por el cuerpo,….

Sin embargo una de las cosas que no se sabe es que el paracetamol puede ser también responsable de la dolencia del hígado graso cuando el consumo de este medicamento se prolonga demasiado el tiempo. De hecho según un estudio de Estados Unidos se dijo que el paracetamol puede provocar toxicidad hepática provocando también una insuficiencia hepática aguda que puede provocar la muerte.

Dependiendo de cada persona el tratamiento con paracetamol no debe prolongarse en el tiempo más de tres semanas. En el caso de resfriados conviene tomar sólo durante tres días, no más ya que, en caso de que en esos tres días no se recupere tienes que cambiar de tratamiento. Normalmente los médicos mandan paracetamol por un período que no excede de los 10 días de tal forma que evitan males mayores.

La medicación no es algo malo y realmente ayuda a paliar muchos dolores del día a día pero tampoco se puede volver algo normal de tomar como si fuera algo diario porque afecta al cuerpo y, con el paso del tiempo, puede afectar de forma muy negativa. Si es cierto que dicen que los problemas hepáticos se producen a dosis elevadas pero lo mismo ocurre en el caso de que se mantenga la misma medicación en un periodo elevado de tiempo.

Aún así esto no quiere decir que no puedas utilizar paracetamol de vez en cuando para aliviar tus tolerancias.