Cuando nos vamos de viaje al extranjero, uno de los problemas que invade nuestra mente es: ¿Qué hacer en el caso de que durante el viaje nos surja un problema de salud o similar y no tengamos más remedio que acudir a un médico? Sabemos que las políticas respecto a sanidad son muy diferentes entre unos países y otros, por ello en Europa se creó la Tarjeta sanitaria europea con la que ya no existe ningún problema si tienes que acudir a un médico estando fuera de tu país.

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

La tarjeta sanitaria europea es un documento individual e intransferible que otorga el derecho a su titular de recibir las prestaciones sanitarias, siempre y cuando sean necesarias durante una estancia temporal en cualquier país de la Comunidad Europea.

Esta tarjeta se puede utilizar únicamente teniendo en cuenta cual es la naturaleza de las prestaciones, en función de la estancia y nunca jamás es válida si el motivo por el que se desplaza de país es para recibir un tratamiento médico concreto.

¿Cómo se solicita la tarjeta sanitaria europea?

Puede solicitarse de dos formas:

1. Por Internet, a través de la página de la Sede Electrónica de la Seguridad Social: http://sede.seg-social.gob.es

2. De manera presencial en cualquier Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS). Para ello es necesario solicitar cita previa en el CAISS más próximo, o en las Direcciones Provinciales o Locales del Instituto Social de la Marina (ISM). A veces es necesario llevar documentación extra que acredite el derecho a tener las prestaciones sanitarias.

Una vez solicitada la tarjeta sanitaria europea, se enviará al domicilio que figura en las Bases de Datos de la Seguridad Social, en un plazo no superior a 10 días.