Por si no lo sabías, las almohadillas de los perros es una de las zonas más importantes y delicadas, pues sus patas están siempre en contacto con el suelo, así que es difícil evitar que algo pueda causarles daño. La buena noticia es que hay maneras de cuidarlas.

Así como lo acabas de leer, existen recomendaciones prácticas y sencillas para cuidar las almohadillas de los perros. ¿Cómo hacerlo? Te invitamos a leer hasta el final y no olvides tomar nota de los mejores consejos.

¿Qué son las almohadillas de los perros?

Es bien sabido que estas almohadillas se ubican en la planta de las patitas de los perros, por lo que poseen cuatro almohadillas que son como su huella digital, la más grande se denomina como metacarpiana, mientras que arriba está la almohadilla carpiana que funge como freno.

Cada una de estas almohadillas de los perros se conforman de un depósito de grasa, lo que es vital para aportar elasticidad al perro y garantizar la absorción de cualquier impacto que reciba al caminar.

Además, allí también se ubican las glándulas sudoríparas del perro, las cuales le permiten regular la temperatura y evitar grietas o irritación en las almohadillas. Todo esto permite que exista una mejor tracción al caminar y correr, al igual que marcar el territorio por el que andan.

almohadillas de los perros

¿Cómo cuidar las almohadillas de los perros?

  1. Caminar por suelos diferentes

Las almohadillas de los perros deben estar duras y sin resequedad, por lo que se aconseja realizar caminatas en diferentes tipos de suelo para contribuir a ese endurecimiento natural.

  1. Cortar el pelo

Es el caso de algunas razas que entre las separaciones de una almohadilla a otro suele crecer pelo, que de no controlarse o cortarse dicho crecimiento podría generarle problemas al can o deformaciones en su pata. Así que lo mejor es cortar el pelo regularmente al igual que sus uñas.

  1. Limpiar y secar

Una vez que se hayan culminado o la salida del perro, es aconsejable realizar una limpieza breve y secado de las almohadillas del perro. Esto sobre todo en caso de haber pasado por un suelo húmedo o con barro.

  1. Supervisar heridas

En caso de que el perro o cachorro manifieste un caminado extraño luego de una salida o dentro del hogar, habrá que supervisar que no disponga de heridas, cortes, uñas rotas o enganches en sus almohadillas o patas.

  1. Aplicar hidratantes

Con el objetivo de potenciar aún más los cuidados de las almohadillas de los perros, es posible realizar desde casa una aplicación efectiva de aceite de oliva o vaselina, dos sustancias con capacidad hidratante. También puede ser crema hidratante de manos.

  1. Colocar zapatos especiales

Aunque muchos puedan verlo como una excentricidad o algo innecesario, lo cierto es que los zapatos especiales para perros son de utilidad para cuidar las almohadillas de sus patas en caso de enfrentarse a suelos con altas o bajas temperaturas, como arena, barro, hielo o agua.

  1. Visitar al veterinario

En caso de presenciar alguna anormalidad grave en las almohadillas del perro, lo recomendable es visitar a un especialista veterinario que pueda realizar la evaluación previa y determinar la patología, si es el caso.

Lo importante es que sea como sea, se debe someter al perro a paseos que realmente sean óptimos y saludables para él. Por ello, prepara salidas cuando no haga demasiado sol o el ambiente esté muy frío.

Asimismo, tales caminatas será mejor efectuarlas en pisos lisos que no sean terrenos con piedras o con una dificultad notable para que el perro pueda caminar. No olvides que aunque tienen resistencia, sus almohadillas son sumamente sensibles.