Las tareas de casa siempre son un tema conflictivo en las familias. Provocan agobios y estrés,  y son tareas muy poco agradecidas. Ya que el esfuerzo dedicado, no tiene mucha recompensa, pero hay que hacerlas.  Y por ello, es conveniente que toda la familia se implique y colabore. Y cuando hablamos de todos, nos referimos también a los niños, a ellos hay que procurar inculcárselo poco a poco.

Consejos prácticos para que los niños ayuden en las tareas de casa

1. Desde el momento que el niño pueda agarrar y soltar cualquier cosa, ya puede por ejemplo, guardar sus juguetes. Una edad recomendada para empezar a pedirle colaboración sería a partir de los tres añitos, porque entienden, comprenden y pueden seguir una orden. Las tareas serán las propias de un niño, su mochila, recoger sus cosas, colgar su ropa etc.

Poco a poco se le pueden ir pidiendo otras como ayudar en poner y recoger la mesa, regar plantas, ayudar a limpiar el polvo, pasar la aspiradora…

Entre los cinco o seis años, ya tienen capacidad para hacer tareas más complejas, aunque siempre con la ayuda y supervisión de un adulto: ayuda para cocinar; realizar la lista de la compra; hacer la cama…

Los adolescentes, aunque es una edad compleja, es la mejor para que asuman más responsabilidades. Pueden realizar su cama cada día, recoger su mesa de estudio y su ropa, poner lavavajillas, tender la colada, hacer recados…

El grado de madurez del niño hay que tenerlo muy en cuenta. A un niño muy hábil y organizado podrás pedirle que recoja y ordene sus cosas, pero a uno más lento, pídele solo que recoja. Hay que cuidar la autoestima de tus hijos.

2. Las tareas se deben incorporarse de forma gradual.

3. Los padres deben tener mucha paciencia. Asume que a tu hijo se le caerá un plato, o hará algo mal, sobre todo mientras esté aprendiendo. Hay que saber reaccionar positivamente y con tranquilidad.

4. Los niños debe implicarse a diario en las tareas que pueda realizar. Y deberá aprender que siempre que sea necesario hay que realizarlas.

5. Nunca olvides el refuerzo positivo, cada vez que tu hijo haga una tarea. Es importante el reconocimiento de su esfuerzo y su participación. Reforzar esto positivamente cada vez, será un importante avance.

6. Si no quieren colaborar, hazles entender que esa actitud va a tener consecuencias negativas, y se les privará de algo que les importe.

7. La mejor técnica para que colaboren, es dar ejemplo. También pueden funcionar otras estrategias como el juego cuando son más pequeños, canciones infantiles etc. Siempre reforzando de forma positiva sobre lo que hacen, y a medida, que se hacen mayores deben entender que la familia es un equipo en el que todos deben colaborar.

8. Mostrar los beneficios que supone hacer las tareas, expresarle que gana en autonomía, en autoestima y será una persona más respetuosa.

9. Hay que buscar cierta flexibilidad, si están muy cansados o enfadados, deberemos priorizar. Si por ejemplo, no se puede entrar en una habitación porque los juguetes por el medio, el niño tiene que hacer esa tarea ya mismo.

10. Nunca se te ocurra insultar, reprochar, sermonear, realizar comparaciones y sarcasmos, ironías…

Y recuerda, mucha paciencia, y ante todo, no desistas.