Los responsables de las salas de los cines de nuestro país se han preocupado por conseguir que estos espacios sean seguros para sus clientes también en tiempos de coronavirus. Pero es importante señalar que gran parte de esta seguridad va a depender también de nuestro grado de civismo.

Todos debemos de cumplir las normas que nos imponen en las salas ya que están pensadas para garantizar nuestra seguridad. En cines en los que hay una buena ventilación y las salas son grandes pudiendo garantizar unas distancias incluso mayores que las reglamentarias, es posible que nos permitan comer y sacarnos las mascarillas para tomar una bebida o unas palomitas. Pero en una sala pequeña seguramente esto no sea posible.

Dado que no va a haber un vigilante en cada una de las salas de los cines, es importante cumplir estas normas para estar nosotros seguros y que el resto de los que están viendo la película también lo estén.

Cines y aforo

Los cines tienen el aforo limitado y estas limitaciones pueden variar en función de cada Comunidad Autónoma. Incluso puede haber restricciones para una zona determinada. Si nos preocupa este tema lo mejor es mirar por Internet la distribución de las butacas y cuáles están a la venta. Así sabremos dónde podemos sentarnos y qué espacio podemos tener con el resto del público.

cines

Normalmente, habrá una o dos butacas entre nosotros y el siguiente grupo. Pero puede que haya incluso más. Muchos cines han optado por ocupar solo una fila sí y otra no, para que no sea posible tener a alguien delante o detrás mientras que otros colocan a la gente de manera que siempre haya distancia entre ellos pero situándolos dispersos en todas las filas.

Cines y colas

Las colas no suelen ser un problema en el cine en tiempo de coronavirus. Lo normal es que no se pongan las películas a la misma hora, sino que haya un tiempo entre el comienzo de una película y la siguiente para evitar que puedan juntarse demasiadas personas.

Además, las colas para comprar las entradas o las palomitas, en donde se permite el consumo, suelen estar debidamente señalizadas con pegatinas para respetar la distancia de seguridad. Solo hay que seguir las instrucciones y no sacarse la mascarilla en ningún momento.

Si vamos en grupo lo mejor es que una sola persona compre las entradas para todo el mundo. En ningún caso debemos de estar moviéndonos entre la gente o ocupando espacios que no nos corresponden. Y aunque nos estemos muriendo de ganas de comprar la entrada y dejar la cola, no debemos de pegarnos a las personas que tenemos delante.

En definitiva, son las mismas normas que cumplimos en el supermercado o en cualquier otra cola de las muchas que se hacen al cabo del día.

Cines y salida de la sala

Quizás la salida de la sala sea el momento en el que pueda haber más peligro en los cines. Estamos acostumbrados a que acaba la película y todos nos dirigimos a las escaleras de bajada o al pasillo de salida. Pero ahora no debemos de actuar así.

La forma correcta de abandonar la sala de cine es tal y como se hace en los aviones. La gente de las filas más próximas a la puerta saldrán en primer lugar y el resto irán saliendo escalonadamente por orden. Los últimos en salir, serán los que están más lejos de la puerta. Así, todo el mundo saldrá de manera muy ordenada y no habrá riesgo para nadie. Tampoco para el personal que está controlando las salidas de los cines.

Como se puede ver, los cines pueden ser espacios muy seguros si ponemos un poco de nuestra parte y somos respetuosos con las normas y con el resto de personas.