Cuando un perro o la mascota de la casa está manifestando un comportamiento diferente y de que algo no anda bien, es el momento de visitar al veterinario. Ahora, ¿será necesario suministrar amoxicilina para perros? ¿Cuál sería la dosis ideal? ¿Cómo calcular la dosis de amoxicilina para perros?

Ante esa cantidad de dudas, solo un profesional en atención canina será el indicado para suministrar toda la información verificada. Pero en la siguiente información te adelantamos todos los detalles para cuidar a tu perro.

¿Qué es la amoxicilina para perros?

Primero es importante conocer de qué va este medicamento, y es que la amoxicilina no es más que un antibiótico que forma parte de la familia de las penicilinas. Por ende, su acción es actuar como bactericida para eliminar o impedir la presencia de bacterias en el perro.

Es uno de los medicamentos caninos más completos, pues garantizan un efecto positivo frente a un sin número de bacterias. En algunos casos se suele acompañar a la amoxicilina para perros con ácido clavulánico para obtener una acción más potente.

¿Para qué sirve la amoxicilina para perros?

La prescripción de amoxicilina para perros puede variar de acuerdo a los síntomas de la mascota, pero en la mayoría de los casos el experto en veterinaria suele suministrar para atender los siguientes escenarios:

  • Cuando hay una infección en el tracto respiratorio
  • Cuando hay complicaciones de enfermedades víricas por bacterias
  • Cuando hay infecciones tópicas por presencia de abscesos
  • Cuando hay una infección en el tracto genitourinario
  • Cuando hay enfermedad infecciosa en el aparato digestivo

¿Cuáles son los efectos secundarios de la amoxicilina para perros?

Aunque ciertamente la amoxicilina es un antibiótico seguro, no es descartable que pueda promover algunos efectos secundarios en el perro. Esto principalmente sucede cuando se le suministra amoxicilina fuera de la dosis recomendada o sin supervisión médica veterinaria.

Algunos de los efectos secundarios que se pueden manifestar en la mascota son los siguientes:

  • Erupción cutánea, dificultad para respirar, fiebre o hipersensibilidad en general
  • Diarrea, vómitos, falta de apetito o complicaciones gastrointestinales
  • Inestabilidad en su flora intestinal
  • Aumento repentino de la frecuencia cardíaca

Ante esto lo más recomendable es confiar en las indicaciones del veterinario, así como el hecho de respetar el tiempo de tratamiento indicado por el especialista, pues eso no solo permitirá que el perro alcance una mejoría, sino que también se disminuya la presencia de efectos secundarios por la amoxicilina para perros.

¿Qué dosis de amoxicilina es la ideal para perros?¿Cómo calcular la dosis de amoxicilina para perros?

Ya ha quedado claro que la amoxicilina para perros requiere de una suscripción médica para evitar complicaciones, pero en líneas generales los veterinarios suelen administrar una dosis completa que va de 10 a 20 miligramos por kilo.

Es decir, esto variará de acuerdo al peso medido en kilogramos del perro, y dicha cantidad obtenida en miligramos será suministrada dos veces al día por un periodo de 7 a 10 días seguidos.

Destacando que, tal duración y cantidad de amoxicilina para perros dependerá completamente del tipo de enfermedad, complicación o nivel de bacteria que se encuentre en el organismo del perro, pues en algunos casos suele indicarse la amoxicilina por 3 veces al día.

¿Cómo administrar la amoxicilina para perros?

La amoxicilina para perros cuenta con varios métodos para su ingesta en cachorros o perros más grandes, por lo que es posible encontrar sustancias líquidas, comprimidas o inyectables.

A partir del análisis médico sobre el estado de salud del perro, la gravedad de la enfermedad, la edad e incluso la raza, el veterinario determinará cuál será el mejor método para suministrarle la amoxicilina al perro y que posteriormente se pueda completar en casa por el resto de días que se le asignen.