Son muchos los productos que se pueden encontrar en los supermercados que contribuyen a proteger la piel de los efectos nocivos del sol, estimulan la producción de melanina y ayudan a retrasar la tan temida llegada de las arrugas y la deshidratación de la piel.

Se acerca el verano y con él la posibilidad de disfrutar de una gran cantidad de frutas y verduras que repercuten favorablemente en nuestro organismo. Es el caso de las fresas frambuesas y cerezas que gracias a su rico contenido en vitamina C y en hierro ayudan a lograr un mejor tono de piel y en el caso de las cerezas, su poder diurético contribuye a eliminar las impurezas de la piel.

Alimentos que broncean

Los melocotones, los albaricoques y las nectarinas se incluyen en el grupo de las frutas con mayor aporte de betacarotenos. Consumirlos como tentempié a media mañana ayuda al organismo a funcionar perfectamente.

Pero si lo que se prefiere es una buena ensalada, motivos no faltan para disfrutar de ella y al mismo tiempo aumentar la producción de melanina. Tanto la lechuga como el tomate, zanahoria, pimiento rojo, guisantes, rábanos o aguacates cuentan con importantes dosis de betacarotenos, vitaminas A, C, hierro y cobre que ayudan a obtener ese bronceado ideal.

Pero, además de estos productos existen otros tales como las judías verdes, espárragos, remolacha, sandía, melón, perejil, aceite de oliva, o huevos que gracias a contener entre sus componentes minerales como el hierro o el cobre y altos niveles de vitaminas y betacarotenos son muy recomendables para dar un buen tono a la epidermis.