Los revestimientos para paredes están de moda, sean imitando piedra, en madera o de cualquier otro material como el yeso. Pero, ¿por qué nos gustan tanto? Vamos a dar siete razones por las que los revestimientos para paredes son una buena elección ya sea en toda la casa o en alguna pared en concreto.

1) Son muy decorativos. Sin duda, permiten realizar todo tipo de decoraciones. La madera rústica para las casas de campo, la madera pintada para las viviendas más urbanitas, los recubrimientos en piedra para chalets con clase e incluso el yeso para las viviendas de estilo muy clásico.

2) Personalizan la vivienda. Hoy parece que entras en una casa por primera vez y ya la has visto antes. Todas las viviendas se decoran de un modo parecido y no hay muchas opciones a la personalización. Para los que busquen una vivienda distinta en la que se note la personalidad de quienes viven en cada detalle, los revestimientos son una buena manera de lograrlo.

3) Permiten aislar. Existen muchos tipos de revestimientos y algunos permiten colocar una capa de aislante entre el revestimiento y la pared al contar con listones de madera. Este aislamiento puede ser térmico, acústico o puede ser de ambos tipos. Se consigue así que las habitaciones sean más cálidas o que el ruido de una televisión colgada en la pared no se escuche en la habitación de al lado. Estos revestimientos con aislante son muy utilizados en paredes que separan dos viviendas, ya que a menudo son demasiado finas y no hay intimidad entre la vivienda y la del vecino.

4) Dan calidez a cualquier estancia. No hablamos ya de la temperatura, sino de la calidez en la decoración. Una pared revestida de piedra en un salón con chimenea le da algo muy especial al salón, igual que una pared revestida de madera en el dormitorio parece que lo hace mucho más acogedor.

5) Son fáciles de instalar. Los hay que tienen diferentes modos de instalación. Los clásicos se instalan con listones de madera sobre los que se pegan o clavan, pero también hay modelos modernos muy fáciles de colocar ya que solo hay que pegarlos sobre una pared lisa. Entre los adhesivos los hay estilo vinílicos que se colocan con un pegamento especial pero también autoadhesivos, que son como pegatinas que se colocan sobre la pared y que son perfectas cuando no hay que colocar aislamiento.

6) Hay una gran variedad de modelos. Existen revestimientos que se adaptan a cualquier decoración y estilo. Madera rústica, madera de colores, piedra de diferentes estilos, imitación de ladrillo vista…

7) Algunos no precisan mantenimiento. Muchos revestimientos sintéticos no necesitan nada de mantenimiento, por ejemplo los de piedra sintética. Si eliges un revestimiento de madera, con el paso del tiempo tendrás que barnizarla para rejuvenecerla. Pero aun así la madera durará muchos años impecable, sobre todo si está en una habitación dormitorio, por lo que prácticamente no tendrás que preocuparte de nada.