¿Qué es romántico y qué no lo es? Seguro que todo cambia en función de a quién se le pregunte. De hecho, lo que hace varias décadas podía ser considerado romántico hoy se ve de una forma muy diferente. No a todos los clásicos de amor les ha sentado igual el paso del tiempo y se han convertido en historias eternas.

Lo que el Viento se Llevó: Un clásico que, visto desde el punto de vista moderno, no soportaría muy bien algunas lecturas políticamente correctas pero que en su época se convirtió en una verdadera revolución en el mundo del cine. La caprichosa Escarlata O`Hara y su corazón dividido entre el tibio Leslie y el vividor Reth Buttler acapararon la atención de miles y miles de personas de varias generaciones. Aunque hay parte de la película que hoy no tendrían sentido, es una historia que todavía se sigue manteniendo en pie enmarcada en su contexto.

Ghost: Una historia de amor que se negaba a terminar con la muerte. La banda sonora ayudó a que la película se haya convertido en toda una leyenda del cine romántico moderno y en una referencia cuando se habla de historias románticas.

Eduardo Manostijeras: Una historia de amor diferente, con el personal punto de vista de Tim Burton, uno de los directores más románticos en todo el sentido de la palabra y también menos convencionales. La historia de amor entre una joven adolescente y un humanoide con tijeras en lugar de manos ha conmovido a varias generaciones. La pareja protagonista se enamoró también fuera de la gran pantalla y vivieron una historia de amor con la que se identificó toda una generación, la Generación X.

Pretty Woman: Sigue cosechando éxito en cada reposición y no son pocas las que se proyectan. La historia de amor entre una joven prostituta y un millonario se ha convertido en todo un clásico del cine romántico y en su momento encumbró a Julia Roberts a lo más alto en el género romántico.

La La Land: Uno de los últimos éxitos del cine romántico. Además, la lista no podría estar completa si no se incluyera un musical. Una película que va camino de convertirse en todo un clásico y que cuenta una historia de amor que entra en conflicto con las ambiciones personales de los protagonistas y todo a ritmo de jazz. Una historia muy actual.

Y un ejemplo de película que no ha soportado el paso del tiempo

Por supuesto, también hay clásicos que fueron considerados una historia de amor en su momento pero que hoy tienen una lectura totalmente diferente. Para muestra, un conocido botón.

Cumbres Borrascosas: Fue considerada una obra cumbre del romanticismo pero hoy por hoy ya no es vista del mismo modo. El protagonista, desde el punto de vista moderno, no es más que un hombre carcomido por el odio, autodestructivo y un maltratador de libro con todos los que le rodean. Nos sorprende que en su momento fuera una novela de amor y que las mujeres suspiraran por su protagonista.