# Museo de Pérgamo

Si viajas a Berlín te recomendamos visitar este impresionante museo que explica todo sobre la historia de las civilizaciones antiguas. Sobre todo os recomendamos que no os perdáis 4 de sus joyas: la imponente Puerta de Ishtar procedente de la muralla interior de la ciudad de Babilonia, el Busto de Nefertiti, la Puerta del mercado romano de Mileto y el altar de Pérgamo. ¡Espectacular!

Photomat / Pixabay

# Museo subacuático

En Cancún hay un museo que los visitantes no pueden visitar tan fácilmente, se trata de un museo subacuático que se aloja en el fondo del mar con más de 400 esculturas a tamaño real. El valor de las figuras no es tan importante como el anterior museo que mencionamos, pero atrae a 750.000 visitantes al año que se atreven a bucear bajo el mar para contemplar estas piezas.

# Museo del Aire y del Espacio

Para los entusiastas de la aviación les recomendamos el Museo del Aire y del Espacio en París. Se localiza junto al aeropuerto de París-Le Bourguet y es uno de los museos aeronáuticos más antiguos del mundo. En su interior toda la familia puede divertirse porque hay decenas de cosas por descubrir y ver. El Boeing 747, el Concorde 001, vehículos espaciales, satélites, globos aeroestáticos del s. XVIII, una pista de aviones de la 2ª Guerra Mundial, helicópteros… Una actividad diferente para hacer en familia.

cgcolman / Pixabay

# Museo de la salchicha

En Berlín se encuentra el famoso Museo de la Salchicha donde puedes disfrutar de un recorrido por la gastronomía típica Alemana, en concreto del Currywurst una plato que consiste en una salchicha troceada bañada en salsa de tomate. Una experiencia divertida para conocer las tradiciones alemanas de una forma diferente.

# Friet Museum

En Brujas encontramos el único museo del mundo dedicado a la deliciosa patata frita. Tras el recorrido por la historia y los procesos de elaboración el visitante termina degustando unas patatas fritas acompañadas de salsas. ¿Puede haber un museo más rico que éste?