Aunque aquí nos parezca mentira, son muchos los países en los que no se doblan las películas y series. Esto, teniendo en cuenta que este material llega principalmente de los EEUU, hace que sean muchos los niños que dominan el inglés con soltura sin necesidad de ir a clases especiales, solo con lo que aprenden en el colegio y lo que ven en la tele. Solo por eso ya deberíamos de animarnos a hacer que los niños vean películas y series en V.O.S. pero te vamos a resumir las cuatro razones más importantes para que acabes de estar totalmente convencido.pel costumbre que se tiene en este país de ver las películas dobladas, lo que hace que nuestro oído no esté acostumbrado a otros sonidos y pronunciaciones diferentes a las nuestras.

-Apreciarán más el cine. Ver a un actor hablando con su voz y expresándose en su idioma nos ayuda, en principio, a disfrutar más de la interpretación. Pero con el paso del tiempo y el oído acostumbrado a los matices, también apreciaremos los acentos, las pronunciaciones y otros trabajos que suelen llevar a cabo los actores y que se pierden cuando se produce un doblaje. Por eso, los niños que ven cine en versión original subtitulada acaban apreciando mucho más el cine y las interpretaciones de los actores.

-Cogerán soltura al leer. Hay que leer rápido cuando se ve una película en versión original, sobre todo si los diálogos son muy fluidos. Por eso, acabarán cogiendo soltura si no quieren perderse nada. Muchos niños no quieren ver cine en versión original precisamente por no leer, pero una vez que se acostumbren se darán cuenta de que leen mucho mejor. Pero, además, se darán cuenta de que en idiomas que están estudiando como el inglés, cada vez necesitarán menos leer porque se irán quedando con expresiones al principio y con frases más adelante, de manera que aprenderán más. Quién sabe, siendo como son esponjas, tal vez en poco tiempo sorprendan al no tener que leer porque son capaces de seguir las película escuchando en el idioma original.

-Verán la tele de una forma mucho más activa. Además de leer tendrán que ver lo que ocurre, lo que les obligará estar atentos e interactuando. La vista irá del texto a la acción de la pantalla rápidamente y a la vez estarán escuchando y reconociendo palabras e incluso frases. Todo esto hará que su forma de ver la televisión cambie y sean mucho más conscientes de lo que ven y tendrá su cerebro trabajando en lugar de limitarse a estar delante de la pantalla recibiendo lo que emite sin tener que realizar ningún tipo de actuación por su parte.