Existen muchas razones para contratar a un decorador de interiores. Estos profesionales se conocen todos los trucos para que tu vivienda se vea bonita y acogedora. Para aprovechar esos huecos en los que nunca sabes qué poner o para jugar con la luz para que una habitación pequeña y algo sosa se vea más grande y atractiva.

Tu hogar mejorará mucho gracias a los trucos de los decoradores y, además, todo tu hogar se verá un espacio único y bien pensado y no una casa hecha a retales en la que cada habitación tiene un estilo totalmente diferente al resto.

4 razones para poner un decorador de interiores en tu vida

Estas son las 4 razones básicas para poner en tu vida un decorador de interiores que mejore tu casa. Especialmente importante tras una reforma, para que tu nuevo hogar se vea de verdad renovado y perfecto y te vuelva a enamorar tras haber experimentado un cambio radical de imagen.

#1. Tendrás una casa perfecta

Incluso las personas a las que se les da mejor decorar tienen fallos típicos cuando se trata de dejar bien una casa al completo. A veces, nos dejamos conquistar por un mueble que nos encanta y que queremos mantener a toda costa y no nos damos cuenta de que no encaja para nada con el estilo de nuestra casa o con el resto de cosas que hemos comprado para la habitación. Al final, el objeto de nuestro amor acaba convirtiéndose en la pieza más odiada de la casa. Y, si encima fue caro, sin posibilidades de cambiarlo.

decorador interiores

Con un decorador de interiores todo estará perfecto, coordinará y además la casa tendrá un estilo claro, incluso si cada habitación tiene su punto de personalidad. Estos expertos saben crear nexos de unión que hacen que el resultado final sera homogéneo. Tu casa ganará en estilo y será mucho más atractiva.

#2. Ahorrarás muchísimo tiempo

Pensar en el estilo que queremos para la casa, buscar los muebles, coordinarlos, elegir los complementos… todo esto lleva muchísimo tiempo del que, generalmente, no disponemos. Un decorador nos va a requerir cierta inversión de tiempo porque tendremos que hablar con él o con ella y darle pistas sobre qué nos gusta. Pero iremos siempre a tiro fijo y no tendremos que recorrer tiendas y tiendas a la búsqueda del complemento ideal.

#3. No es algo exclusivo para ricos

No tienes que tener una mansión digna de las revistas más elegantes para necesitar a un decorador de interiores. De hecho, muchas tiendas de decoración cuentan con este servicio para viviendas normales y corrientes en las que se desea tener estilo y clase. Estos decoradores se adaptarán a tu presupuesto y te permitirán tener una vivienda impecable y bonita pero siempre acorde con tu bolsillo.

Las tiendas de decoración más profesionales te proporcionarán este servicio incluso de forma gratuita o por un pequeño extra, siempre que adquieras los artículos de su tienda. Y es que la mayoría de sus vendedores son también expertos en decoración.

#4. Podrás mantener tu estilo

A veces vemos como los grandes decoradores crean estancias que son fácilmente reconocibles porque tienen su sello y su estilo. Pero los decoradores que te vas a encontrar en las tiendas de decoración, aunque indudablemente tendrán su estilo, no son artistas, sino que trabajan para ti y lo su objetivo será que tu hogar se adapte a tu forma de vida y a tus gustos.

El resultado no será una casa para mirar pero no usar, sino una vivienda cómoda, en la que podrás hacer tu vida de forma agradable y que te encantará ver y enseñar a cualquier visita que llegue.