Los zapatos de tacón son un símbolo universal de elegancia. Además, con la cantidad de modelos y colores que hay hoy en día en el mercado, se puede estar a la moda sin ningún problema. Quizás, el único ‘pero’, viene a la hora de que muchas mujeres ven a estos zapatos como uno de sus mayores enemigos al imaginarse sufriendo con ellos durante todo el tiempo que los lleven, pero esto no tiene porqué ser así en absoluto. Hay una serie de trucos que conviene seguir para lucir estupenda en cada ocasión con unos zapatos de tacónsintener que sufrir ni un segundo por ello.

  1. Elegir una marca de calidad. Este aspecto es muy importante y, aunque la inversión puede ser algo mayor, se agradecerá a la larga con los resultados. Por ejemplo, si se opta por una marca como Tus Stilettos (Tusstilettos.com) se puede estar seguros de que contarán siempre con los materiales de mayor calidad. Además, tienen una sistema de plantilla soft+, que hace que cada paso que se de con ellos resulte confortable, con independencia del largo del tacón que se elija.
  2. Hidratar y congelar. No, no nos hemos vuelto locas. Ayuda, y mucho, el contar con una crema que poner sobre el zapato la noche anterior y dejar que ésta se absorba. También resulta de lo más útil el dejar esos mismos zapatos durante la noche en el congelador con bolsas llenas de agua en su interior. Esto hará que se den, fácilmente, de sí y se evitarán rozaduras.
  3. Tener una buena pedicura. Es importante que el zapato sea bueno y que no roce, pero también que los pies estén en unas condiciones adecuadas para evitar males mayores. Por ejemplo, las durezas son unas claras enemigas que pueden derivar en uñas encarnadas. Eso sí, hay que tener en cuenta que esto hay que hacerlo con suficiente antelación y no el día antes porque la piel se quedará demasiado sensible.
  4. Calzar el número correcto. Parece una obviedad, pero no todas las mujeres lo tienen en cuenta. A veces, un zapato ya se ha quedado pequeño o nos los están prestando para una ocasión o, porqué no, era el último que quedaba de ese modelo que tanto nos ha llamado la atención. Ninguno de ellos son una buena opción, tanto si quedan grandes como pequeños, se acabará por pasarlo mal. Mejor buscar una alternativa.
  5. Mujeres en movimiento. El tacón tiene sus cosas buenas y malas. Desde luego, estiliza el cuerpo de cualquier mujer y esto hará que ella misma se sienta más guapa, pero también conlleva que no se puede estar de pie, quietos, por mucho tiempo sin que esto resulte incómodo. En la medida de lo posible, es mejor caminar un poco para después descansar o sentarse. Así se evitará que toda la zona del pie, tobillo y muslo acaben cargadas en exceso.
  6. No cambiar de zapato. A medida que se lleve el zapato de tacón, el pie irá hinchándose. Si se opta por quitarlos para tratar de ponerlos después, se notará que es mucho más molesto que al inicio. A no ser que se tenga un zapato de repuesto, mejor eliminar esta opción.