felices fiestas

 

Parece mentira pero ya estamos en Navidad, dentro de una semana cambiaremos de dígito,  diremos adiós al 2011 y daremos la bienvenida al 2012.  Para algunos la Navidad es alegría y una ocasión especial para reunirse con los suyos, para otros supone tristeza y melancolía y para otra gran mayoría supone un mero trámite en el que hay que cenar con los cuñados y otras subespecies de familiares políticos y morderse la lengua para no decirles unas cuantas cosas. Claro, estamos en Navidad, que es tiempo de paz y de armonía, ¿cómo va una a iniciar una discusión estando en Navidad? De eso se aprovechan… No te ven en todo el año o si te ven es para jorobarte y cuando les tienes enfrente y estás armada con el tenedor de la carne, no puedes decir nada porque es Navidad.

Pero hay problemas peores… No sé si lo habrán notado ustedes pero estas fiestas son muy lánguidas, no se nota la alegría en la calle, no hay magia, ni siquiera le hace ilusión a una tirar de la tarjeta de crédito y sumirse en su adición a las compras, aumentando el volumen de las mismas y los números rojos de la cuenta bancaria con la excusa de que las  compras son navideñas.

Las fiestas son lánguidas porque el año que dejamos atrás ha sido penoso y no puedes evitar pensar que, aunque el pavo que te vas a zampar esta noche sea más gallo que pavo y sólo tengas tres tabletas de turrón y medio kilo de polvorones para repartir (tonto el último), hay muchas familias que ni siquiera tendrán techo para reunirse con los suyos, familias que han perdido su hogar por impagos, porque han sido desahuciados. Familias que en su día tuvieron trabajo, acudieron a un banco que les prometió lo imposible… O familias que han perdido a sus seres queridos o que tienen a algún familiar enfermo. Siempre hay que agradecer que, por muy torcidas que vayan las cosas, tenemos suerte si estamos bien y tenemos un plato caliente en la mesa, aunque sea un plato de sopa de sobre…

Animémonos, aunque sea durante el día de hoy y mañana y olvidémonos de crisis, políticos, bancos… Y celebremos el hecho de estar vivos y de tener a nuestro lado a la gente que queremos. Hoy es una noche para relajarse y reírse. Una noche para compartir, para obviar las enemistades, para disfrutar… Y para que te deseen y desear Felices Fiestas

No es simple palabrería ni populismo navideño es pura higiene mental. ¿Para qué vas a complicarte pensando o recordando lo malo durante una noche en la que, a diferencia del resto del año, tus primos de Móstoles, tus compañeros  y ex compañeros de trabajo y los vecinos se acuerdan de ti y  te desean Felices Fiestas mientras te pones ciega de pavo, pan, turrón y todo lo que engorda (y que has comprado a precios baratos), olvidando la puñetera dieta Dukan? Es sólo una noche… ¡A disfrutarla y a disfrutar de estas vacaciones!

 

¡Felices Fiestas!

 

 

 

Búsquedas relacionadas:

Autor: Mar RV. Content Manager, blogger y webmaster desde el año 2005, he creado, gestionado y redactado artículos en diversos blogs de distintas temáticas, compatibilizándolo con diversas áreas o especialidades del Marketing Online: Content Marketing, Social Media Marketing o Analítica Web, por citar algunos ejemplos, aunque lo cierto es que he trabajado prácticamente en casi todas las áreas del Marketing Online y en casi todo lo referente a la gestión web: Redactando, analizando, diseñando o dirigiendo el contenido.