Planear una escapada de fin de semana a veces puede resultarnos un quebradero de cabeza. ¡No te preocupes! Waynabox se ha creado para ayudarte. Esta startup valenciana te sorprenderá con un destino europeo o de la costa norte de África. Nadie sabrá a dónde te vas, ni siquiera tú hasta 2 días antes de partir.

Para comenzar esta experiencia emocionante y lanzarte a la aventura, solo necesitas elegir tu fecha preferida y descubrir los 12 posibles destinos que te ofrecen de los 50 que existen en Waynabox. Algunos de los destinos que encontrarás son Berlín, Copenhague, Pisa, París o Casablanca.

Reservar en su página significa organizar tu viaje en menos de 3 minutos. Para ello, después de seleccionar la fecha y el número de días que quieres vivir la experiencia, deberás concretar cuántas personas viajarán contigo y el aeropuerto que mejor te convenga. Nunca fue tan sencillo conocer mundo.

A continuación, podrás leer cómo fue la experiencia de una de las personas que escogió esta novedosa forma de viajar a la que se están uniendo cada más cada fin de semana.

Waynabox

El viaje sorpresa a Ginebra de Aina

No hay nada como abrir tu bandeja de correo y descubrir un mensaje de Waynabox. ¡Ha llegado la hora de descubrir tu destino misterioso! Y el ganador es… (redoble de tambores) ¡Ginebra! Esto mismo me encontré yo misma, en un arrebato por sorprenderme a mi misma viajando a un lugar que no sabía.

No hay nada como los nervios de los días previos al viaje. Saber los posibles destinos y buscar qué hacer en cada uno de ellos es realmente excitante. Todos tenían algo mágico que ofrecer y yo ya había estado en Ginebra hacía 4 años, pero ahora la experiencia la iba a compartir con mi novio.

El viaje comenzó en el aeropuerto de Barcelona un frío viernes de enero. En unas 2 horas y media ya habíamos llegado al hotel y nos disponíamos a dar sus nuestros pasos por la ciudad ligeramente nevada. En nuestro primer día allí ya habíamos visto los símbolos imprescindibles de Ginebra como el Jet d’eau o la Cathedral de St. Pierre.

El sábado se convirtió en un día perfecto. Alquilamos un coche para visitar el pueblo de Gruyéres, donde entramos al Museo de HR Giger, para los amantes de Alien y los efectos especiales, y a la Maison du Gruyére, donde nos mostraron cómo se fabrica el famoso queso gruyére. Las actividades de día llegaron a su fin en un pequeño templo tailandés en el bello pueblo de Lausanne.

La mañana de domingo comenzó con un desayuno bufé en el hotel. Te hacen un 50 % de descuento por viajar con Waynabox. Después, decidimos perdernos por el centro dando un bonito paseo hasta coger el tren que nos llevó hasta la ONU. Antes de llegar al Jardín Botánico, nos hicimos la foto para el WaynaReto. Si tu foto es la elegida ¡nos llevaremos un premio!

De vuelta a casa pensamos en la experiencia Waynabox y en que, sin duda, repetiremos esa espera eterna, de nervios, por culpa de no saber a dónde nos llevará el destino.