¿Alguna vez has necesitado tomar algún tipo de suplemento durante el embarazo? Son muchas las personas que comen una gran cantidad de alimentos todos los días en una alimentación que incluye lácteos y todo tipo de frutas y vegetales.

Las dietas sanas te van a aportar nutrientes que necesitas y que además necesita tu bebé. Los suplementos están pensados para las mujeres que durante el embarazo sienten algún tipo de nauseas, ya que las vitaminas prenatales están pensadas para estos casos.

Las vitaminas prenatales son los tipos de vitaminas que se deben comenzar a tomar antes de intentar quedarse embarazadas. En caso que tengas algún tipo de restricción con alguna comida o algún tipo de complicación en el embarazo debes optar por tomar este tipo de suplementos en todo momento. Este tipo de suplementos lo toman todas las mujeres vegetarianas o incluso las mujeres que fuman o consumen algún tipo de droga.

¿Qué aporta un suplemento vitamínico?

Cuando una persona está bien alimentada y cuenta con un menú adecuado, normalmente no debe tener ningún problema con su alimentación. Pero existen dos tipos de alimento que no se pueden consumir de forma suficiente en las dietas normales. Uno de ellos es el ácido fólico y otro es el hierro.

Ácido fólico

Cuando estás embarazada o está pensando en estarlo, la única forma de conseguir la cantidad de ácido fólico que necesitas es tomando una dosis extra.

Hierro

Otra de las vitaminas que no se consumen de la forma adecuada por las comidas cuando la persona está embrazada es el hierro. Debes tener en cuenta que durante este periodo, el cuerpo necesitará mucha más sangre para el bebé, por lo que si no tomas un suplemento de hierro, puedes tener anemia. Las mujeres que ya tienen anemia, necesitan una dosis de hierro mayor de la prevista, las mujeres que tienen otros problemas de salud diferentes también deben tomarlas. Para saber cuál es la dosis adecuada para ti, lo primero que debes hacer es hacerte un análisis de sangre y el doctor te dirá cuál es la cantidad que debes tomar.