Ser vegetariano es algo más que renunciar a alimentarse de otros seres vivos. Partiendo de la comida, los que siguen esta particular filosofía buscan alcanzar el equilibrio espiritual. Para adelgazar sonriendo, puede ser una bonita experiencia compartir durante algún tiempo esta actitud vital en busca de la paz interior.

Estrellas internacionales de la talla de Richard Gere o Paul MacCartney y personajes célebres como al Reina Sofia siguen atentamente los mandamientos de la filosofía vegetariana. Preocupados por su aspecto físico y su salud han escogido una actitud que va desde la defensa del medio ambiente hasta la búsqueda de la serenidad espiritual.

Se es lo que se come

Sin duda alguna, uno es aquello que come. Por eso, a la hora de embarcarse en una dieta de adelgazamiento, es interesante investigar en las técnicas que utilizan los vegetarianos.

Así se podrán para poner en práctica, al menos temporalmente, algunos de sus secretos de belleza. La dieta vegetariana más común es eliminar de las dieta la carne. En algunos casos también, los más estrictos, renuncian a ingerir el pescado y los huevos por respeto a los animales.

Mens sana in corpore sano

Asqueados por al situación de las gallinas o los cerdos en los criaderos, deciden buscar un camino alternativo para vivir y dejar vivir. No comer seres se traduce en un modo de vida diferente y saludable.

Su comportamiento ecologista se refleja, a su vez, en un interés por practicar deportes al aire libre en contacto con la naturaleza. Su trayectoria vital se convierte entonces en un círculo cerrado. Eliminan el alcohol y el tabaco como hábitos nocivos para la salud. Después, hacen desaparecer los excitantes y los azúcares de su dieta. En esta búsqueda del equilibrio físico consiguen desechar de su alimentación aquellos elementos que más engordan.

Una vez comprueban que cada vez se acercan más a la meta de conseguir un cuerpo sano, deciden dar un paso fundamental. Armonizar cuerpo y mente se convierte en su próximo objetivo. Para ello, recurren a técnicas de enriquecimiento personal como la meditación, la sofrología o el Tai-Chi. De esta manera, reducen sensiblemente la ansiedad que les podría provocar su nuevo régimen alimenticio.

¿Remedios saludables?

Según los especialistas de la American Dietetic Association, una dieta vegetariana en la que no falten huevos y lácteos es benigna para el organismo. El peligro está en llevar esta filosofía al extremo. Una dieta sin estos alimentos no es completa.

Las proteínas de origen animal y algunas vitaminas son difíciles de sustituir. Por eso aunque convertirse en vegetariano por unas semanas pueda ser una experiencia interesante, las mujeres embarazadas o los jóvenes en crecimiento deberían visitar antes a un especialista para que les indique el camino a seguir para ver la vida en verde.

verdura

Adelgazar sonriendo

Para empezar a abrir boca es esencial combinar una dieta basada en ensaladas, frutas y cereales, cocer los alimentos o cocinarlos a la plancha en vez de fritos, combinado con la práctica regular de ejercicio físico. Estas son las claves para conseguir una sana reducción del peso y de la grasa corporal.

Las algas marinas son buenas compañeras de viaje de los vegetarianos. En primer lugar, contienen grandes dosis de fenilalanina, un aminoácido que suprime el instinto del apetito. En segundo lugar, aportan yodo, minerales y enzimas que ayudan a acelerar el proceso metabólico de reducción de peso y toxinas. El alga Kelp y el fucus se consumen en comprimidos 30 minutos antes de las comidas principales.

Carne de los pobres

Las legumbres y las semillas leguminosas son otros alimentos que pueden suplir la función energética que ofrecen las proteínas animales. Denominadas la carne de los pobres por su proporción y riqueza en aminoácidos, pueden sustituir perfectamente a los bistecs.

La ventaja de las legumbres cara a una dieta vegetariana es que estás no engordan. Contienen hidratos de carbono de absorción lenta. Estos tienen la capacidad de saciar durante muchas horas evitando los bajones de energía que provocan los regímenes de adelgazamiento. Además, son ricas en fibra, por lo que contribuyen a la correcta limpieza del intestino grueso solucionando el estreñimiento, requisito indispensable para bajar peso.

Calma y prudencia

Lo esencial a la hora de cambiar los hábitos alimenticios o de empezar un régimen, es mantener la calma y ser prudentes. Cada alimento que eliminemos debe ser sustituido por otro que aporte su carga energética.

Una buena forma de empezar a familiarizarse con la comida vegetariana antes de hacerse con unas cuantas recetas es visitar uno de los restaurantes que proliferan en cualquier ciudad contemporánea.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.