¿Cuántas veces habrás dudado a la hora de complementar un look con los accesorios apropiados? ¿Qué tiene prioridad: el peinado o las joyas? ¿Hay un pendiente o gargantilla idóneos para cada color de cabello?

Seguro que éstas y muchas otras dudas te habrán asaltado en más de una ocasión, así que mi objetivo hoy es intentar aclararlas.

La disyuntiva peinado-joyas debe decantarse siempre a favor del peinado, salvo en casos donde quieras que la joya juegue un papel prioritario, por su riqueza, o bien por el valor sentimental que tenga para ti. Una boda, por ejemplo, es el típico ejemplo donde una novia suele heredar alguna joya familiar, que quiere ver destacada sobre su look.

Si es así, intenta adivinar con exactitud a qué época pertenecen esos pendientes o ese colgante heredados, para decantarte por un peinado acorde con la década en cuestión.

Como normal general no debes abusar de los complementos, porque lejos de enriquecer tu look, podrían desacreditar tu peinado.

Igual que cuando nos maquillamos fuerte el ojo, por ejemplo, no conviene potenciar la boca, y viceversa, algo parecido sucede en la relación joyas-peinado. Nunca optes por gargantilla y pendientes excesivos al mismo tiempo, aunque lleves el pelo recogido.

Precisamente la opción de cabello recogido es la que suele reclamar una joya de mayor peso; opta por un pendiente tipo aro, como habitualmente hacen mujeres de la personalidad de Eva González o Vicky Martín Berrocal.
Otra alternativa es el pendiente formato lágrima, que tantas veces lucen en la alfombra roja Penélope Cruz o Angelina Jolie.

El color del cabello es igual de fundamental a la hora de decantarse por una joya. Tienes dos opciones: o armonizar con el color de tu pelo o jugar al contraste.

– Normalmente las pieles claras van acompañadas de ojos verdes o azules, por lo que joyas de un color acorde, como las piedras turquesa suelen encajar de maravilla.

La otra opción es romper con un ojo ahumado con sombra negra y una gargantilla o unos pendientes en el mismo color.

– Para las morenas las gargantillas de estilo dramático, en tejido de malla por ejemplo, suelen funcionar muy bien como complemento único. A la hora de buscar pendiente, la opción de los corales suele resultar acertada.

– Por último, para las pelirrojas recomiendo piedras verdes o aguamarinas.

Como ves, muchas variantes y muchas opciones a descartar. Empieza por aprender a decir NO a ciertas combinaciones, hasta que encuentres tu estilo ideal…..