¿Es realmente así tu vida?

Tenemos la mala costumbre de mostrar solamente lo “bonito” de nuestro día a día, nuestra mejor versión, nuestros triunfos, éxitos, todo aquello que sabemos que nos va dar la aprobación de los demás, que nos va a permitir encajar en  las inalcanzables exigencias de la sociedad de hoy en día. No somos conscientes de que todos los esfuerzos que hacemos por ser uno más,  ser igual que los otros o llamar su atención para así tener su aprobación, no es sinónimo de éxito o de felicidad, si no que no es más que una muestra de lo vulnerables y manejables que podemos llegar a ser.

Haz que todo lo que te guste a ti, pese mucho más que lo que piensen los demás, lucha por lo que quieres, sé egoísta, vive por y para ti, dedícate tiempo,  muévete con pequeños pasos porque tienes ganas de avanzar, permítete tener momentos malos y buenos, permítete sentirte triste y alegre, proponte quererte, sonreír más, divertirte, soñar, viajar, bailar, aprender, hacer que las cosas pasen… ¡deja ver lo que hay dentro de ti!.

Patricia