Lejos quedan los días en los que uno escogía una margarita de un campo de flores y arrancaba pétalo a pétalo la blancura de la planta a ritmo de «me quiere, no me quiere… me quiere, no me quiere, me quiere…». Y es que ahora hasta esta tradición se quitará el sombrero ante una forma más tecnológica de descubrir si ella te quiere de verdad. La empresa de ropa interior japonesa Ravijour ha anunciado su próximo producto: un sujetador que se abre automáticamente sólo si estás verdaderamente enamorada.

¿Cómo?

Cuando estamos enamorados segregamos unas sustancias (adrenalina, noradrenalina y dopamina) que afectan al sistema nervioso y que, a su vez, acelera nuestro ritmo cardíaco. El sujetador está conectado a una aplicación del móvil y mide las pulsaciones que se tienen por medio de las señales que manda el sujetador a la app a través de Bluetooth. Si la aplicación estima que estás enamorada, ¡zas! Sujetador fuera.
Básicamente, si el corazón se te acelera, el cierre se desabrocha. También puede desabrocharse de una forma muy concreta sin necesidad de tener acompañante, como se explica en un vídeo de la marca. Pero, ¿y si sales a correr? No puedo menos que mostrarme escéptica ante este «avance», pues le veo muchas lagunas. ¿Y si no estás enamorada, pero quieres tener sexo? ¿Merece la pena abrirse una el sujetador de una forma tan rebuscada? ¿Y si, sencillamente, estás nerviosa? Con los nervios, el corazón se acelera igualmente y el ritmo cardíaco aumenta. Lo último que quieres en una situación así es que se te caiga el sostén. E incluso si es en un momento con tu pareja, ¿y si en ese instante justo no quieres quitártelo?
Además, está la satisfacción de ver a un hombre hábil o la diversión cuando se es un poco más torpe. ¡Hay que mantener las costumbres!