Son muchas las personas a las que les gustaría disponer de unos pequeños ahorros. Para conseguirlo puedes introducirte en Casino La Vida blackjack online o bien seguir un par de trucos que te ayudarán a ahorrar sin realizar grandes esfuerzos.

Muévete a pie

Algo tan simple como prescindir del coche particular o del transporte público, siempre que sea posible, puede hacer que ahorres una pequeña cantidad de dinero de forma diaria. En la capital madrileña el billete de metro tiene un precio de alrededor de 1’50€. En Barcelona, por ejemplo el precio se eleva a los 2’20€. Tratar de desplazarse a pie o en bicicleta repercutirá notablemente en tus ahorros a final de mes. Así mismo, esta práctica también te permitirá mantener una vida más activa y mejorar tu estado físico.

Así que la próxima vez que salgas de casa, aprovecha el buen tiempo de la primavera y da un paseo.

Dedica un tiempo a comparar productos

Con el paso de los años nos acostumbramos a usar ciertas marcas y no comprobamos su competitividad. A menudo nos da pereza abrirnos a nuevas posibilidades, bien por falta de tiempo para comparar o, simplemente, porque no reparamos en ello. Para poder ahorrar, dedica un poco más de tiempo a hacer la compra y compara detenidamente las marcas y productos del supermercado o tienda. Es posible que descubras ofertas y marcas que desconocías.

Hay muchos productos de distintas marcas que tienen la misma composición, si los comparas con detenimiento podrás mantener la calidad de los productos y reducir al mismo tiempo su coste.

Elabora una lista de la compra

Muchas veces entramos en las tiendas en busca de comida sin tener claro qué es lo que queremos. Esto puede hacer que acabemos comprando productos que no necesitamos o excesivamente caros. Si realizamos una lista con antelación al principio de la semana o del mes, nos aseguraremos que solo compraremos aquello que necesitamos. De esta forma, lograremos reducir las compras impulsivas y, por lo tanto, los gastos innecesarios.

Además, otro truquito que puedes seguir es hacer la compra con el estómago lleno. Muchas veces compramos comida que no necesitamos porque tenemos sensación de hambre en el momento.

Cultiva tus propias verduras y frutas

Aunque atender un huerto es una tarea que requiere de una dedicación continua, puede ser una buena opción para reducir los gastos mensuales en alimentación. En muchas ciudades es posible conseguir un pequeño terreno para cultivar alimentos de forma colectiva. Sin embargo, si prefieres llevar a cabo el cultivo en tu propia casa, podrás hacerlo instalando macetas en tu vivienda. Esto te permitirá plantar fresas, tomates, pimientos, patatas, lechugas… de una forma económica. Además, sabrás de primera mano que las frutas y verduras que consumes están libres de conservantes y aditivos.

Acorta tus duchas

El momento del baño es especialmente placentero, ya que nos permite relajarnos por la noche o activarnos para una nueva jornada por las mañanas. A menudo perdemos la noción del tiempo cuando estamos bajo los chorros de agua caliente y gastamos más de lo que realmente necesitamos. Basta con poner una alarma que nos avise del tiempo transcurrido. Según la Organización Mundial de la Salud, el tiempo recomendado es de 5 minutos.

Esta medida también nos hará ser más respetuosos con el medio ambiente.