Vamos a dar una fantástica y sencilla receta de trucha al papillote, una de las mejores y más saludables maneras de disfrutar de este pescado de río tan rico.

La cocina al papillote es muy sencilla, se basa en envolver el producto a cocinar en papel de plata para que, de esta manera, el calor se concentre en el interior del envoltorio. Al meterlo al horno el calor se concentra dentro del papel de plata y el alimento se hace en su jugo, sin tostarse ni secarse como puede suceder si se deja directamente al fuego.

Esto hace que este método de cocina sea ideal para aquellos alimentos que queremos que queden muy jugosos y que no queremos que se tuesten. Por ejemplo, si vamos a hacer pollo lo normal es que nos guste que se dore en el horno y la piel quede muy crujiente, pero esto no es lo más deseable para un pescado.

Receta de trucha al papillote para dos personas

En este caso vamos a elegir truchas asalmonadas, que por su tamaño y por la grasa que contienen son perfectas para cocinar por este método. Necesitamos dos truchas, pimiento, cebolla, zanahoria y  patata.

Sobre una tira grande de papel de plata se coloca una trucha y sobre ella la verdura y la patata cortada en dados. Se puede poner la cantidad de verdura que se desee. Se añade un poco de sal y se cierra el papel de plata creando una especie de sobre.  Algunas personas dicen que es mejor dejar un escape para el vapor, otras no. Si no se cierra con mucha fuerza el vapor saldrá sin problemas. Se hace lo mismo con la otra trucha y se colocan sobre la bandeja del horno.

Se introducen en el horno precalentado a 180 grados y se dejan aproximadamente 20 minutos, aunque dependerá de la potencia del horno. Al sacarlo del horno hay que abrir los sobres de papel de plata con cuidado para que el vapor no nos queme.

Con esta receta las verduras quedan al vapor. Si se quiere que tengan un poco más de sabor se pueden saltear antes en la sartén e incluso añadir tacos de jamón serrano, cuyo sabor casa muy bien con las truchas.

Una cocina intermedia entre horno y papillote

Si quieres cocinar en bandeja pero a la vez quieres evitar que la comida se tueste en exceso o se seque puedes colocar papel de plata en la parte superior de la bandeja tapando los alimentos. De eta forma impedimos que se doren por encima, pero podemos poner el fuego tanto por arriba como para abajo para lograr un calor mucho más uniforme.

En algunos casos, un rato antes de acabar de cocinar el plato, podemos retirar el papel de plata y dejar que se dore un poco por encima la comida, sin riesgo de que se queme. Este método es muy bueno para alimentos que si bien queremos que estén un poco dorados no queremos que se sequen demasiado o que queden quemados por encima y crudos por dentro al hacerlos a fuego fuerte porque hay prisas o porque por su tamaño deban de estar mucho tiempo en el horno.

Por ejemplo, es un buen truco para hacer una carne asada muy jugosa. Se hará en la salsa sin secarse durante casi todo el proceso y al final se puede dejar dorar suavemente por arriba para darle ese toque especial.