¿Es la tripofobia enfermedad, fobia o simplemente una manía? Hasta hace poco era considerada una fobia y se conocía popularmente como el miedo a los agujeros. Pero la tripofobia es algo más complejo, se trata del miedo o la repulsión ante imágenes en las que hay muchas formas geométricas idénticas juntas, especialmente las formas redondas o los ojos.

Una persona con tripofobia sentiría aversión ante la imagen de un queso de gruyere o ante un vestido de lunares. Pero también ante el ojo compuesto de un insecto o un panal de abejas, en ciertos casos.

Esta fobia no está estudiada, no hay ninguna investigación médica o científica que la sustente y se basa tan solo en charlas de Internet y artículos al respecto. En el año 2005 algunas personas comenzaron a comentar en las redes sociales lo que sentían cuando veían algo con muchos agujeros, lunares o similar y otras personas comenzaron a decir que ellos sentían lo mismo. Se le puso a esta “fobia” el nombre de tripofobia y comenzó a comentarse en muchas Webs como algo que existía realmente. Incluso se calculó que podría sufrirla un 15% de la población.

La tripofobia no es una fobia realmente

Cuando comenzó a realizarse un estudio sobre este tema medianamente serio, pronto quedó patente que no era una fobia realmente de lo que se estaba hablando. Una fobia es algo muy serio, la persona que la siente puede llegar a bloquearse o a perder los nervios ante aquello que le causa fobia, o terror. El miedo irracional hacia ciertas cosas puede hacer que la persona huya o que se recluya en su casa sin querer salir, afectando a su vida social, familiar y laboral.

Pero la tripofobia se basa en otro sentimiento totalmente diferente: el asco. Las personas tripofóbicas afirman que el principal sentimiento que las imágenes anteriormente comentadas sienten exactamente eso: asco, disgusto, aversión. Pero en ningún caso se sienten atemorizados o bloqueados.

Aquellos que reaccionan de una manera más fuerte han llegado a decir que sienten cierta ansiedad o incluso picores en la piel, pero nada que haga pensar en una fobia propiamente dicha y las reacciones que llegan a tenerse ante ellas.

¿Por qué ese desagrado?

Se ha estudiado también por qué se siente ese desagrado ante estos patrones geométricos, especialmente hacia los que semejan agujeros. No se ha podido encontrar una razón que sea totalmente convincente para todos los que tienen este problema, pero se cree que podría estar relacionado con la asociación de los agujeros a la putrefacción o las infecciones. Esta asociación es totalmente inconsciente y será más fuerte cuánto más escrupulosa sea la persona.

Y la pregunta que todos nos hacemos ¿cómo se ha sabido qué sensación es la que produce realmente el ver estos agujeros? Pues por un estudio basado en la observación de las pupilas de las personas. El miedo hace que las pupilas se dilaten mientras que el asco o repulsión, que se contraigan. Así fue como se descartó que quienes sufren tripofobia sientan miedo.