Para solventar los problemas de fertilidad hay varios tipos de Fecundación in vitro. Según sea la procedencia de los gametos se pueden dar 4 tipos de tratamientos diferentes:

  • Fecundación in vitro con espermatozoides de donante: este tratamiento utiliza semen de un donante anónimo para fecundar los óvulos extraídos de la mujer. Este tratamiento comprueba la cantidad y calidad del esperma para la fecundación. Una vez el óvulo esté fecundado se inserta en el útero de la madre para que se desarrolle de forma normal. Este método también es utilizado por las mujeres que quieren ser madres solteras.
  • Fecundación in vitro con espermatozoides de la pareja: En este caso se utilizan los espermatozoides del padre para que fecunden el óvulo y luego se inserta en el útero. Previamente el padre deberá haber pasado un examen para determinar la calidad de sus espermatozoides.
  • Fecundación in vitro con óvulos de donante: Este tratamiento consiste en fecundar el óvulo de una donante con los espermatozoides del padre. Una vez esté fecundado se introduce en el útero para que continúe su desarrollo.
  • Fecundación in vitro con óvulos de la pareja: En este caso se utilizan los óvulos de la madre para realizar la fecundación y una vez realizada, se introduce el pre-embrión en el interior del útero.

También existen diferentes tratamientos según sea el origen de los espermatozoides:

  • Fecundación in vitro con espermatozoides testiculares: Este tratamiento extrae los espermatozoides de la parte interna de los testículos, gracias a una biopsia testicular.
  • Fecundación in vitro con espermatozoides del epidídimo: El epidídimo es un órgano que se encuentra sobre los testículos, por lo tanto este tratamiento extrae de este órgano los espermatozoides, ya que el semen carece de estos.
  • Fecundación in vitro con espermatozoides del semen: Este tratamiento recoge la mayor cantidad de espermatozoides del semen del padre para conseguir fecundar al óvulo.

Según la técnica de inseminación también se pueden diferenciar dos tipos:

  • Fecundación in vitro con microinyección espermática: En este caso es un técnico de laboratorio el encargo de insertar los espermatozoides en cada uno de los ovocitos maduros para elevar las probabilidades de la fecundación.
  • Fecundación in vitro con inseminación convencional: En esta técnica se colocan los espermatozoides en la placa del cultivo donde se encuentran los ovocitos maduros para su fecundación. Las condiciones idóneas para que ocurra la fecundación es mantener la gasificación y la humedad de forma adaptable y la temperatura a 37 º C hasta pasado un día donde se observará si se ha producido la fecundación o no.
Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.