La crisis y la situación financiera que se está viviendo en muchos hogares desde que llegó la crisis ha hecho que cada vez más personas tengan que recurrir y consumir las pastillas de Trankimazin. Pero hay que tener mucho cuidado con este fármaco que se receta para la angustia y ansiedad.

Trankimazin es el nombra más popular y comercial por el que se conoce al diazepam o Alprazolam, con una capacidad sedante y ansiolítica que produce un cierto placer y presenta propiedades placenteras ante las depresiones. Pero estas características y propiedades que parecen buenas pueden ser un peligro ya que la benzodiacepina puede convertirse en un gran adictivo.

Por supuesto este medicamente siempre tiene que estar sujeto a una receta médica pues el consumo excesivo de este fármaco no sólo puede provocar adición sino también que dejen hacer efecto sus propiedades. Además, son los profesionales quiénes tienen que recomendar la dosis adecuada ya que una sobredosis puede provocar la muerte.

Mientras que el Trankimazin se utilice bajo el control médico será un tratamiento seguro, eficaz y muy útil para las personas angustiadas o que pasan por una etapa difícil. Pero cuando se combina con alcohol puede ser tóxico y perjudicial para la salud.

Tan malo puede resultar no consumir correctamente este fármaco como no hacerlo si estas enfermo ya que una persona con el trastorno de angustia siente taquicardia, inestabilidad, calambres en las extremidades y opresión en el pecho, una serie de síntomas que pueden hacer perder el control al individuo e incluso originar la muerte. Por eso ante este fatídico desenlace es mejor consumir el Trankimazin.

Si este es tu caso, es de angustia y desesperación no dudes en consultar primero a tu médico de cabecera para que te establezca la dosis, antes de medicarte por tí mismo .

Autor: Amparo.