Tom Cruise y Katie Holmes

 

El divorcio de Tom Cruise y Katie Holmes ha pillado por sorpresa a la prensa rosa norteamericana.

La noticia fue difundida por el abogado de Holmes, que envió un comunicado a la revista People en el que se dice que “Este es un tema personal y privado para Katie y su familia. La principal preocupación de Katie, como siempre ha sido así, es el mejor interés para su hija”.

La web TMZ, que siempre obtiene primicias, publica que el divorcio de la pareja tendrá un precio aproximado de nada menos que 257 millones de dólares, ya que antes de la boda se firmó un acuerdo pre-nupcial.

De momento no se ha difundido más información y tampoco se conocen las causas del divorcio aunque no es difícil averiguarlo: Sus esposas se cansan de estar en segundo plano aguantando las manías de este hombre, que es muy simpático y cercano con el público, además de un gran actor. Pero sus creencias religiosas y las normas que dichas creencias establecen, no son fáciles de aguantar a menos que una esté enamoradísima o que exista otro tipo de interés…

Tom Cruise y Katie Holmes se casaron en noviembre de 2006, en una lujosa boda celebrada en un castillo italiano. Seis meses antes, concretamente en abril de 2006,  Tom y Katie fueron padres de Suri.
¡Guauu seis años de matrimonio!. Nicole Kidman resistió más, ya que estuvo casada con Tom Cruise once años. Katie Holmes no ha aguantado tanto y lo cierto es que se la ve más despierta que durante sus primeros años de matrimonio. Vamos, que la chica ha dejado de tener esa pose de robot a la que le han lavado el cerebro  esa actitud sumisa y pasiva para ser más natural.

Sean cuales sean las razones de la finalización del contrato del divorcio, tanto Tom Cruise como Katie Holmes pueden hacer un balance positivo de su matrimonio. Tom consiguió cumplir su sueño de ser padre biológico (él y Nicole Kidman adoptaron un niño y una niña) y Katie ha obtenido fama y trabajo. Nadie se habría acordado de ella tras su paso por la serie “Dawson’s Creek” de no ser por el todopoderoso Cruise y aunque sus dotes interpretativas no son tan excelentes como las de Nicole Kidman, ha recibido y recibe muchas ofertas de trabajo… Aunque siempre la veamos paseando de un lado a otro con su hija Suri, que es la niña más fotografiada de Hollywood (y, probablemente, de mayor necesite más de un psiquiatra para superar la niñez tan extraña que le han proporcionado sus papás).

Autor: Sarah. Periodista y escritora, madre y trabajadora a tiempo completo, mi pasión es escribir sobre diversos temas. He colaborado en varias publicaciones online y, en cuanto a los blogs, me gusta escribir sobre aquellas temáticas que reflejan mis intereses: Ocio, espectáculos, estilo de vida, celebrities...