Que si de látex, viscoelástico, de muelles, hinchables… cuando nos metemos en el proceso de compra de un colchón nos encontramos con una multitud de opciones. Esto nos puede llevar a confundir qué es lo que realmente necesitamos para nuestro descanso.

Lo primero que hay que saber son las características y peculiaridades de cada colchón para saber de que nos están hablando en todo momento. En primer lugar, tenemos los colchones de látex, estos ofrecen un alivio instantáneo a las personas que sufren dolencias en la espalda, no hacen ruido como sucede con otros colchones cuando te mueves y aíslan esos movimientos por lo que son perfectos si duermes acompañados.

En el mercado también encontraremos los colchones viscoelásticos están fabricados con un tipo de espumación que al tumbarnos hace un molde de nuestra figura de manera que resulta más difícil movernos y por tanto el sueño es reparador. Lo bueno de que se adapte a cada uno es que se evitan las zonas de presión que dificultan la circulación.

Los colchones de muelles son de los más conocidos, muchos los llaman los ‘colchones de toda la vida’, pero lo cierto es que no son como los de antes. Se ha innovado mucho sobre este tipo de colchones y en el momento de la compra debemos valorar: el número de muelles del núcleo, el calibre del alambre, el tipo de acero de los muelles, el tapizado y la calidad del acolchado. La suma de todos estos factores nos dirá si se trata de un buen colchón.

Si buscáis un colchón de muelles os encontraréis con dos tipos de alambres el continuo o el individual del cual hay numerosas variantes. Pero, a grandes rasgos, el continuo es un alambre de doble espiral que ofrece un soporte excelente mientras que el individual los muelles se conectan entre sí mediante alambres.

Podemos decir que el mercado está entre estos tres colchones, aunque hay más pero menos conocidos y también menos vendidos como por ejemplo los colchones futones; las camas de aire o hinchables; el colchón de agua cuyo aspecto exterior es el de muelles clásico pero su núcleo está compuesto de celdas con agua estanca; y por último, el colchón de espuma muy de moda hace unos años y que ahora se vende sobre todo para las minicunas de los bebés.

Con estas líneas ya estáis preparados para buscar vuestro colchón ideal.