Conforme pasa el tiempo van apareciendo más tipos de teteras que se acoplan a nuestras necesidades y a aquello que queremos lograr día a día, ya sea en cuanto a la facilidad de llevar a cabo el proceso de preparar el té o en diseño de cada una de ellas.

Cada vez existen más teteras fabricadas con materiales que nos proporcionan más beneficios o nos agilizan el proceso que se tiene que llevar a cabo para poder preparar un té, por lo que al escoger una tetera que queramos comprar debemos conocer al respecto de un poco de cada uno de ellos.

Entre estos, se encuentran las teteras de acero, que muchas veces son de acerco específicamente inoxidable que sirven para poder realizar el té de forma apropiada y rápida, por lo que es la opción preferida para muchas de las personas amantes del té junto con las fabricadas con porcelana y cerámica.

¿Qué se puede saber acerca de las teteras de acero?

En primer lugar, es importante saber acerca de las teteras de acero que usualmente son inoxidables y son capaces de alcanzar altas temperaturas y de soportarlas, debido a su material refractario, siendo capaces de realizar el té de una forma mucho más accesible y fácil.

Una de las dificultades que se pueden presentar con respecto a las teteras de acero es la forma de lavarlas, ya que a menudo como calientan el agua para el té, produce continuamente depósitos de cal y minerales en el interior de la misma de tal forma que le da un aspecto escamoso y desagradable.

Entonces, se puede decir que las teteras de acero no se pueden lavar con simplemente agua  y jabón como el resto de los utensilios presentes en la cocina, sino que se debe utilizar vinagre blanco junto con el detergente para lavar los platos.

Lo primero que se debe hacer es llenar la tetera hasta la mitad con el vinagre anteriormente mencionado, junto con el resto de agua, poniéndolo a calentar a fuego alto hasta que comience a hervir para luego quitarlo y dejarlo reposar por unos 20 minutos, luego desechando lo que se le echó a la misma.

Para finalizar, se deben limpiar la tetera por dentro con un trapo para luego enjuagarlo con lo que se conoce como agua tibia, y luego si podría lavarse con el agua y jabón normal.

DanielWanke / Pixabay