¿Por las mañanas te sientes cansada, sin energía, sin vitalidad y al tomar la leche te sientes pesada?. Probablemente padezcas una intolerancia a la lactosa, un trastorno que padece el 34% de la población y que muchos desconocen.

La intolerancia a la lactosa es una de las más diagnosticadas antes que la intolerancia al gluten que padecen los celíacos. Sin embargo, muchos confunden esta intolerancia con la alergia a la proteína de la vaca pero no es lo mismo.

Si padeces una intolerancia a la lactosa puedes seguir consumiendo leche de vaca pero sin lactosa como los productos que ofrece Leche Pascual Sin Lactosa enriquecidos con vitamina B6. No obstante, si tu problema es que eres alérgico entonces debes sustituir los derivados de la vaca.

Lo bueno de la Leche Sin Lactosa de Pascual es que la encuentras tanto desnatada, semi y también entera para que puedan consumir todos los miembros de la familia. El Grupo Pascual mantiene el sabor de la leche y todos sus nutrientes pero hace que sea más digestiva al dividir la lactosa en partículas muy pequeñas para facilitar el trabajo al intestino y que las pueda absorber mejor.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.